lunes, 3 de agosto de 2015

Vacaciones con intercambio de pareja

La siguiente historia real me la envía una amiga lectora, que me pide que la desarrolle en forma de relato, así que va por ella.
Comenzaré explicando que soy una mujer de pechos grandes, y que precisamente fue esto lo que provocó un incidente sexual en nuestra vida de pareja como nunca había sucedido. Mi marido tiene un gran amigo desde hace tiempo llamado Enrique, el cual está algo obsesionado con el tamaño de mi pecho, y de hecho lo he pillado en varias ocasiones observando mi escote, clavando la mirada en mis pechos, lo cual me hacía sentir algo incómoda a veces aunque nunca me atreví a contarselo a mi marido. Incluso una vez en una reunión en casa, yo estaba en la cocina, y él entró a buscar una cerveza algo bebido, y se acercó a mi e hizo un comentario sobre lo grandes que eran mis pechos y que seguro que mi marido disfrutaba de unas cubanas (o rusas) increíbles colocando su pene entre mis pechos.
Pues bien, quiero relatar lo que me sucedió hace dos años en unas vacaciones de semana santa en la playa.
Enrique nos propuso a mi marido y a mí, acompañarlo junto a su esposa a un terreno que había alquilado en una zona costera de playas cerca de la ciudad donde vivimos. La idea era acampar cuatro días para disfrutar del ambiente y la naturaleza ya que esa zona es un lugar muy tranquilo y casi paradisíaco. El primer día llegamos, acampamos y todo se desarrolló con normalidad. Sin embargo, por la noche, vi a mi esposo algo agitado. Él y Enrique habían estado hablando. Su amigo le había hecho una propuesta bastante atrevida, para hacer intercambio de parejas. Me contó que ellos ya lo habían hecho otras veces y estaban acostumbrados.
Mi marido lo estuvo pensando y le atraía la idea por lo que solo quedaba mi consentimiento. Mi marido sabía que Enrique sentía cierta atracción por mí, y a él le gustaba la mujer de su amigo, y me dijo que sería una experiencia nueva que podríamos intentar. Yo no lo tenía nada claro, pero mi marido me comentó que yo no tendría que hacer nada que yo no quisiera, y que además nos separaríamos, cada pareja por su lado, para no incomodarnos.
Aquella noche lo estuve pensando. La verdad, no estaba muy convencida, pero acepté porque vi a mi marido muuy emocionado, y porque en definitiva yo tenía mis ideas muy claras respecto sobre lo que podía o no pasar con Enrique. Así que tras desayunar, mi marido y Marian (la mujer de Enrique), se fueron dando un paseo por la playa, y yo me quedé a solas con Enrique.
Aunque al inicio estaba algo nerviosa, Enrique me tranquilizó al notarlo, y me dijo que no pretendía tener sexo conmigo, pero que le apetecían otro tipo de cosas como tocar mis pechos con los que tanto había fantaseado. Una de sus manos se posó plácidamente sobre mis pechos y comenzó a palparlos sobre la ropa al tiempo que se iniciaba una conversación de los más morbosa.
- Me encantan tus pechos Rebeca, lo sabes - decía mientras notaba como sus manos me manoseaban y yo me dejaba hacer - sabes que siempre me has gustado, tienes un cuerpo impresionante y siempre había deseado tener tus pechos para mí - proseguía...
Su mirada hipnótica permanecía posada sobre mi escote. En un momento dado, decidí abrir mi blusa y sacar mis pechos para que pudiera tocarlos mejor. Pese a que Enrique no me caía especialmente bien y que había aceptado la situación por compromiso, todo aquella situación tenía una carga erótica que poco a poco se estaba apoderando de mí, y la curiosidad y el dejarme hacer me estaba excitando sin darme cuenta. cierta calentura se estaba apoderando de mí. El tacto de sus manos y su forma de tocarme eran nuevas para mi, y sus movimientos parecían ansiosos, desesperados. Amasaba mis pechos y los levantaba como si evaluase su peso jugando con ellos como le apatecía.
Tras unos instantes de juego, finalmente se lanzó y comenzó a chupármelos. De pronto noté como su labios hacían presa sobre mis pezones y como su lengua jugaba con ellos, y un respingo de placer recorrió mi espalda. Comenzó a besarlos, lamerlos y de nuevo succcionarlos, pasando de uno a otro, con un hambre voraz que me excitó. Aunque mi cabeza estaba absorta en aquel placer inesperado, miré a mi alrededor, no había nadie, solo Enrique y yo, y su apetito hacia mis pechos que succionaba con lujuría. Recuerdo notar el calor de su boca y como su saliva empapaba mis pezones.
En un momento determinado, se incorporó y me hizo una petición que ya esperaba.
- Déjame follarte las tetas - fueron sus palabras exactas - quiero poner mi verga entre tus pechos y sentir como lo aprietan
Aunque ya lo había hecho con mi marido, escuchar esa propuesta de un semi-desconocido era bastante diferente e impactante.
- Está bien - accedí - aunque con una condición
- Dime, cuál es? - preguntó intrigado
- No quiero que termines sobre mí, tan solo te apartas y terminas a un lado - le dije
- Está bien, no hay problema - Aceptó Enrique
De esa forma, comenzó a desvestirse de su pantalón, y fue así como vi aparecer su pene totalmente
erecto y brillante ante mí. Eso me hizo sentir rara, sería difícil de explicar, ya que llevaba mucho tiempo sin ver un pene distinto al de mi marido. Pude notar que el de Enrique era más grueso. Todo aquella situación se tornaba más y más morbosa por instantes.
Dejé caer saliva entre mis pechos para lubricarle el camino a Enrique. Verlo acercarse a mi con su pene erecto tan cerca de mi cara fue excitante. De pronto lo sentí acomodarse entre mis pechos, y pude confirmar así el mayor grosor de su pene. Con mis manos apretaba mis pechos contra su pene que se deslizaba entre ellos con movimientos ritmicos como si efectivamente me estuviera follando. Observe su cara de excitación, lujuría y fascinación por haber logrado cumplido una fantasía largamente soñada y que ahora era real. Tenía su erecto pene entre mis pechos y se los estaba follando. Mis pechos eran suyos al fin.
Yo notaba toda la dureza de su miembro entre sus pechos y lo dejaba hacer cual chiquillo caprichoso que me usara como un juguete sexual a su antojo. Verlo tan satisfecho de alguna forma me gustaba.
Estuvimos así unos instantes hasta que, sin previo aviso comenzó a eyacular sobre mi, mojandome todo el cuello con su leche caliente, cosa que me molestó, pues no era lo acordado.
Como estábamos frente a la playa, me metí en el agua para bañarme y limpiarme.
Tras eso, esperamos a que mi marido y la esposa de Enrique volviesen. Nadie habló de lo sucedido con las otras parejas, ya que era una de las reglas que habíamos puesto. Lo que si es cierto, es que ya por la noche en la tienda de campaña con mi marido, tuvimos una de nuestras mejores noches de sexo de nuestra vida, por toda la excitación lograda aquel día con las nuevas prácticas sexuales derivadas del intercambio de pareja. Sin embargo la semana no había hecho más que empezar, y aquel juego era algo que se iba a ir repitiendo en los días sucesivos.
Así que cada mañana las parejas nos separabamos y nos quedábamos con la pareja contraria para reencontrarnos luego al mediodía.
Decidí no tener sexo con Enrique, así que nuestras mañanas se convirtieron en cierta rutina en la que el magreaba mis pechos, luego frotaba su pene contra ellos, y tras lo que había pasado el primer día, le obligué a terminar sin estar encima mío, de forma que él se masturbaba mientras que con una mano seguía tocando mis pechos.
Aquella situación era igualmente excitante, por un lado ver aquel hombre masturbarse delante de mí despertaba mi curiosidad, por otra parte aunque me sentía como un objeto también me sentía deseada, notando su respiración acelerada y como perdía el control jugando con mis pechos, y por último confesaré que disfrutaba verlo acabar, pues lo hacía con chorros y chorros de semen y me gustaba pensar que yo había provocado toda esa excitación, y sólo yo veía la satisfacción con la que alcanzaba su orgasmo.
Aunque con mi marido tenía cierta curiosidad sobre lo que sucedía entre él y Sofía, no me detenía demasiado a pensarlo, porque yo sabía que a mi marido le gustaban las mujeres como yo y que todo aquel juego era algo pasajero.
Uno de los días Enrique me sugirió que le gustaría masturbarse y eyacular sobre mis pechos y ver como yo untaba el semen por mis pechos, pero le dejé claro que eso no iba a suceder, en parte como castigo por haberse venido sobre mí sin aviso el primer día, contradiciendo lo pactado. También debo decir, que me quedé con la curiosidad de tocar su pene con mi mano, aunque no me atreví hacerlo por miedo a que él lo interpretara mal o eso diese pie a que buscase más cosas en mí que no estaba dispuesta a dar.
Me quedo con la sensación de tener su grueso pene entre mis pechos, ya que de algún modo lo tuve en mi cuerpo y difícilmente lo olvide.
 
Por: Cabolin

Vecinos de dúplex en la costa

Noche del viernes 13 de febrero.
 
Acaricié los pezones excitados y duros de mi mujer. Pasé por ellos las palmas de la mano, después los apreté con los dedos. Elena soltó un gemido de placer y se movió despacio, arriba y abajo, deslizándose  en la verga que la penetraba. Sabía que estaba cachonda, le calienta sentirse deseada y las miradas lujuriosas del vecino del duplex  adosado durante toda la cena la habían puesto a mil, tanto que apenas se durmieron los niños, tiró de mí hacia la cama y sin preámbulos, tras desnudarnos,  se había empalado en la polla endurecida.
 Se quedó quieta totalmente empotrada y suspiró disfrutando del polvo, moví  el culo para que mi espada deslizara por la funda lubricada.
- ¡Qué puta eres! ¡ Mira que te pone burra cuando un tío te tiene ganas!
-  Vos no quitabas los ojos de su mujer, cabroncete. Es linda pero...
- No tiene unas tetas como tú. Ya lo sé, pero sí, es mona y tiene cara de puta.
Elena comenzó a oscilar adelante y atrás forzando la dureza pétrea de mi pija, en un retardar la cabalgada, me sonrió y me miró juguetona poniendo cara de viciosa.
- ¿ Te gustaría cogerla?.
- Lo que estás pensando es imposible. Están como nosotros: con sus hijos, son del interior, Costa del Este es un sitio superfamiliar y tranquilo, y encima tenemos pocos días...
- ¡Que cabrón sos! No he dicho nada y ya has pensado en un intercambio de parejas.....y no me vengas diciendo que es imposible...te apuesto a que nos lo montamos entre los cuatro..
-  Lo que no puede ser, no puede ser y además es imposible..Olvídalo. Nadie es capaz de eso.
La pellizqué los erectos pezones con fuerza, se quedó quieta y volví a moverme para follarla a gusto. Se echó hacia atrás, supe lo que quería ,que la polla le rozara el punto G.
- ¿ Dices que no soy capaz de montarlo?. Te apuesto...100 pesos y una cena en Gastón .  Como en esa peli que te gusta de dos hermanos que se apuestan un dólar para ver qué pasa si cambian a dos tipos....sí esa que trabaja esa chica que dices se parece a mí...
Me hizo gracia la oferta y la referencia fílmica, Elena tiene las tetas como la Lee Curtis, una maravilla de tamaño , de esas que dejan atontado al personal cuando la ve semicubiertas por el bikini. Seguía mirándome, la verdad es que me apetecía la vecinita y el juego podía ser divertido y morboso.
-  Acepto – dije concentrándome en el polvo. La tenía agarrada por la cintura y la movía  arriba y abajo lentamente , disfrutando del deslizar de mi polla por su interior empapado. Mi mujer bajó su mano derecha hasta el pubis  e hizo que sus dedos entraran en contacto con el clítoris enrojecido y duro. Se fue pajeando a medida que aumentaba el ritmo de la follada.
Tenía los ojos cerrados, ensimismada en su placer, las tetas en las que destacaban sus puntas erguidas, oscilaban ante mí. Sus gemidos se iban convirtiendo en ahhhes y uuuuys más y más altos. Estaba a punto de acabar, yo aceleré el ritmo, necesitaba soltar la leche , la dí una nalgada, después otra y otra mientras le decía :
- ¡Yegua! llega a la meta.
Me gusta ver cómo se corre, tiembla como sacudida por una corriente eléctrica, concentrada en si misma, saboreando su placer. En cuanto comenzó su marea,yo le metí aceleración a mis embestidas, ella acababa cuando yo comencé a soltar mi lava.
Nos quedamos quietos, gozosos, exhaustos. Elena se dejó caer sobre mi pecho y me besó. Agarró la parte de abajo de su bikini y se lo pegó al coño cuando se separó de mí.
- Espera, estate quieto, no quiero manchar las sábanas.
Se deslizó hasta llegar a mi pija morcillona y mojada de semen y de sus flujos y comenzó a limpiarla con la lengua. No dejó rastro de la cogida y entonces se levantó y fue al baño. Yo le acompañé para orinar, esa meada relajante después de una buena follada que nos gusta a los hombres. Ella se lavaba el chocho en el bidé. Yo me lavé la polla en el lavabo y abrazados volvimos a la cama.
- Entonces ¿aceptas la apuesta?
- Sí, cariño. Cien pesos y la cena.
Me besó y se acurrucó mimosa en mis brazos hasta quedar dormida. Siempre me ha impresionado lo rápido que se duerme después de follar. Me quedé pensando en la apuesta. La vecina me gustaba, así que yo siempre ganaba.  Esa ha sido mi filosofía en los pocos casos que hemos intercambiado parejas. A mí me gusta ver lo puta que es Elena, y cuando coge con otro es una espectáculo guarro que me vuelve loco. Pero a mi mujer sólo se la jode otro si yo me jodo a la pareja de ese otro, y esa otra me tiene que apetecer. Por eso es un intercambio, yo te doy, tú me das. Y pensando en cómo mi chica encararía la aventura,  me quedé dormido.
 
Noche del sábado 14 de febrero.
 
Los niños dormían, Elena me sonrió mientras brindaba con el Campari con naranja.
- Feliz día de los enamorados.- le dije devorándola con la mirada. Estaba
buenísima,  un vestido de tirantes que debía darle un aire inocente se convertía en todo lo contrario. No llevaba nada debajo, yo lo sabía, se le marcaban los pezones de las tetas que se movían libres y el imaginar como estaba de mojado el coño me ponía como una moto. Bebimos un trago y nos besamos sin soltar las copas, un beso en la boca, sin abrazarnos. Nos quedamos de pié, como dos boxeadores antes de empezar el asalto.
- Bárbara es una delicia. No sabes la conchita que tiene, el vello recortadito en un triángulo, es ondulado, como el pelo antes de hacerse la plancha. le he dicho  en las duchas que no valía la pena que perdiera tiempo en alisarlo, que le quedaba bien, que le daba un aire ingenuo muy atractivo. Porque es una casi virgen, sólo ha estado con su marido. Seguro que vos la enseñas cosas que no sabe.
La verdad que Bárbara tenía un punto de inocencia perversa que me ponía. Teta pequeña, culo hermoso, el bikini dejaba ver los dos cachetes enteros, redondos, rotundos, patas dóricas, y dos hoyitos a la altura de  los riñones que le daba un aire de niña mala a la que había que comerse. Con el pelo ondulado resaltaba la belleza de su rostro.
Mi mujer se acabó el trago  y se sentó en el sillón, apoyando sólo la parte trasera de las nalgas, se subió la falda dejando el sexo depilado a la vista y me susurró con voz ardiente:
- ¡ Cómeme!.
Sabía lo que quería , que la chupara bien chupado el clítoris,que no anduviera por las ramas, una jamada rápida de coño para sacarla de sí. Me arrodillé entre sus muslos abiertos, la miré a los ojos, se había bajado los tirantes y dejado los pechos fuera. Se los empezó acariciar  al tiempo que me ordenaba:
- ¡ Empieza ya!.
Y la obedecí, recorrí con la lengua la raja saboreando sus jugos salados y llegué al pequeño pene,  lo dejé al descubierto. Estaba duro, una cabecita rosa fuerte asomaba entre la piel de un pequeño prepucio. Recordé la frase de su ginecólogo: algunas se operan para tener un botón rosado así. Lo lamí una y otra vez como si fuera un helado. Comenzó a suspirar, luego lo tomé entre los labios y lo chupé a modo de pezón, al tiempo que metí dos dedos en su raja empapada, buscaron su objetivo sobre la pared de la vagina y empecé a acariciarlo.
- Ahhhh...sigue.
Fue lo último que oí, los muslos se cerraron y taparon mis oídos, lamí , sorbí , mordisqueé su clítoris sin dejar de sobar su punto G. Temblaba, hasta que sacudida por un rayo abrió las piernas y pude volver a recuperar el sonido.
- ¡Ya!...¡Ya!...me meo....tómalo...bébelo.
Abandoné el clítoris y me lancé al coño, seguí con mis dedos dentro acariciándola y me regaló el líquido salvaje de su sexo.
- Ya está...bésame.
Me levanté y la besé en la boca, dejando que saboreara su propia feminidad. Sudaba,con el vestido enrollado a la cintura, la abracé dejando que bajara del cielo del orgasmo.
Se levantó , dejó que el vestido cayera a sus pies y levantándose preparó otros dos camparis con naranja. Me ofreció uno. Estaba buena como un pan. Le brillaba la piel por la satisfacción del orgasmo, los ojos negros rendidos, las tetas grandes, con los pezones erectos se agitaban temblorosas con la respiración  profunda tras el esfuerzo.
- Nena, hazme una mamada.
Mi mujer me la sabe chupar, por lo menos como me gusta a mí. Hay tíos que a lo mejor les vuelve loco que se lo hagan de otra manera, pero ella ha ido practicando hasta dar con el estilo que me va a mí.
Me bajó el pantalón y los calzoncillos, la polla estaba dura y en alto. Se arrodilló, me la agarró y pasó la lengua por la punta del cipote limpiando el juguillo de mi excitación. Abrió la boca, sacó la lengua. La sacudí golpeándola, me pone darle con la verga cuando está así,como una esclava esperando su manjar.
- Por favor...dejáme a mí.
Cuando dice dejáme en vez de déjame o cogéme en vez de cógeme ,es decir argentiniza los acentos me emburra.
Me la lamió entera como si fuera un polo una y otra vez hasta que quedó baboseada. La saliva hizo de lubricante de su mano que me masturbó apenas unos segundos, agarrada con el puño en la base, se dedicó a la mamada.
Usaba los labios mullidos, la lengua juguetona para trabajarme la parte delantera de la pija. Sentirla en el glande , la punta en la raja del cipote, desencapullarme para jugar a veces con el cabezón desnudo, otras con el pellejo que lo cubre, vibrar en la parte bajo del ciruelo, todo eso me hizo con habilidades de maestra.
Le agarré la cabeza para concentrarme en un mete saca , estaba a punto de correrme , ella apretó los labios al vástago que se movía hasta que descargué mi leche.
Dejó que me serenara y se levantó para besarme y que yo pudiera saborear mi semen.
- Me encante que de vez en cuando juguemos a otra cosa que al coito convencional.- me largó con una sonrisa perversa.
Nos fuimos a la cama. Me abrazó , me gusta sentir la suavidad de su piel desnuda junto a mí.
Y empezó a contarme cómo era Bárbara, sus tetas, sus pezones, su coño, su sonrisa y como jugaba con la lengua en los labios cuando se había puesto nerviosa al estar las dos desnudas, aunque estuvieran las niñas. Mientras hablaba comenzó a hacerse una paja. Me encanta ver masturbarse a mi mujer pero la descarga reciente hacía que a mi nene le costara desafiar la ley de la gravedad . Cogió mi mano derecha y la llevó encima de la suya, para que notara como se pajeaba con los dedos dándole fuerte al parte baja del monte de venus.
Uno no es de piedra y decidí darle a la zambomba así que poco a poco se me fue endureciendo . Me di cuenta que mi mujer se estaba viniendo, le di con más fuerza, no era un ariete pero andaba gorda y un poco morcillona.
- Dejame a mí.- me pajeó rápido y corto en la parte delantera.  No era un piedra pero estaba lo suficientemente dura para, que bien agarrada, pudiera entrar, con cierto poder en su coño, cuando me montó.
Encendió la luz de la mesilla,quería que la viera como me galopaba.
¡Dios ! ¡Que suerte tener una mujer tan golfa y viciosa! ¡Qué espectáculo porno me dio. ! ¡ Cómo sabe usar los músculos de la vagina para estrujarme la polla mientras va arriba y abajo! ¡ Cómo gime, grita ,suplica  mientras folla! La ventaja de un polvo largo es que te da tiempo a disfrutar de tu hembra a tope y eso hice.
 
Domingo 15 de febrero.
Había sido un día para mí. Cuando comenzó el lío del levantarse matutino, con las voces de mis hijos y sus nuevos amiguitos,  los vecinos, decidí tomarme un descanso, avisé que iba a por el periódico y que traería el pan para los bocadillos playeros. Lo que tenía ganas es de estar tranquilo. En la cafetería Costa Dulce pedí un café con medias lunas,  mientras empezaba a leer la prensa. Dado que es “el sitio” de pan bueno y facturas mejores, había una cola enorme para la compra de las viandas, con lo que no tenía prisa.
Me entretuve en ese sano ejercicio de mirar las tías que pululaban por el local. Había muchas del tipo que me va:  Mamás jóvenes y señoras maduras que empiezan a querer demostrar que todavía están en la pelea, que buscan la aventura y agradecen un poco de vicio, como dice Sabina : las casadas que pasan de los treinta.  Cuando acabé había echado un buen rato, mentalmente me había follado seis tías y dejado listas para sentencia a otras cinco, y emprendí el regreso al hogar.
Mi mujer me conoce bien, y nada más verme entendió que no tenía puta gana de aguantar a los vecinos con el añadido de las criaturas vociferantes, así que  cuando dije que fueran a la playa,que me quedaba preparando la cena, no sólo puso buena cara, también  elogió mi buena disposición a cuidar de los demás, y lo buen cocinero que era.
Se despidió la cuadrilla y me dejaron tranquilo. Había decidido hacer unos calamares rellenos, así que tras comprobar que se habían descongelado bien los tubos, los limpié y volví a los periódicos mientras se iban cociendo unos huevos. El seguimiento del crimen del fiscal que había acusado a la presidenta, es un policial apasionante y me entretuve en ver cómo iba la investigación. Puse unas botellas de chardonay de Norton a enfriar en la nevera, pero antes abrí una para tomar mientras me daba a la cocina. Mientras se enfriaban los huevos, piqué cebolla, jamón cocido, kalikama y pimientos. Pelé los huevos, los partí en pequeños trozos y preparé los dos rellenos, uno sobre carne y otro con pescado. Rellené los tubos, cinco y cinco, los distinguí con el número de palillos para coserlos, uno pescado, dos carne, los enhariné y los dí una vuelta en la sartén. Tras sacarlos, puse la cebolla, añadí puré de tomate, pimentón dulce y lo dejé ir haciéndose. Vertí casi toda la mezcla en una cazuela, dejando el resto del sofrito a fuego muy lento. En una taza eché las tintas de calamar con un poquito de ajo en polvo, añadí agua para que se disolviera , puse los calamares en la cazuela, vertí la mezcla anterior y dejé que el fuego pusiera en ebullición la cazuela, y entonces, bajé la potencia para una cocción lenta.
Saqué la sartén del fuego y dejé enfriar el sofrito. Me tomé otro vasito de vino frío mientras seguí leyendo la prensa.
Hice dos masas , una  de jamón cocido, queso portsalut, huevo cocido y  crema de queso para ligarlo. La otra , el sofrito de tomate, pimientos, huevo, y dos latas de atún desmenuzado. Saqué las tapas de las tartas, las rellené con lo preparado, y las metí en la nevera.
Seguí leyendo, tomando vino, acompañado con un poco de queso, me eché un pitillo, mientras la cazuela de calamares hacía chop-chop.
Era hora de recoger la cocina,lavé la sartén , los platos y cuchillos que había usado, los puse a secar , apagué el fuego, otro vaso de vino, tapé la cazuela con un plato y decidí que era hora de marchar para donde me esperaba la cuadrilla.
El vino, me había metido tres cuartos de botella entre pecho y espalda, más el calor de la hora, hizo que llegara a la playa sudando como un perro. Les vi. Los niños jugando a su aire, las niñas con el canta mañanas del marido de Bárbara, y ésta y mi chica tomado el sol junto a la carpa, con los sujetadores sueltos para broncearse la espalda sin marcas. Me acerqué a ellas y besé a Elena en la boca, se levantó un poco y sus peras poderosas quedaron a la vista del personal cercano.
- Has chupado mientras preparabas la cena.
- Sí, cariño, un poco de vino fresco para mitigar los calores de los fuegos de la cocina.
Bárbara sonrió, parecía que le hacía gracia que tomara por la mañana, me ofreció la mejilla para un beso, eso sí, usando las manos para que no se le despegara el top del bikini. Aproveché para rozar sus labios. La estudié como un cazador a su presa.  En contraste con mi mujer que es curvilínea, ella era maciza. Me recordó a una columna griega. Bien proporcionada pero rotunda. No tenía mucha teta, las patas bien torneadas pero no de tobillo fino,algo que me encanta de mi mujer. Lo que tenía era una cara preciosa, al estilo de la Audrey Herpurn, la de My fair lady, con un punto de golfa que me excitaba, y algo más , unas nalgas poderosas, el pensar en follarla hizo que mi niño se pusiera alegre. Las dos chicas se dieron cuenta, el bulto en el bañador me delataba.
- Vamos al agua que vienes demasiado ardoroso entre la comida y...-dijo mi mujer con una sonrisa.
Me tomó de la mano y en una carrera llegamos al mar y nos zambullimos, pasamos la zona donde rompían las olas, el agua nos cubría casi hasta el cuello. Elena se acercó y me tocó la polla que había vuelto a su tamaño normal con el frío.
- Cómo te has alegrado de vernos y Barbi te la ha puesto gorda. Ya te estas relamiendo como un gato ante una sardina.
- Nena , la que estás como un pan de buena eres tú. Esa tiene su encanto, pero maciza maciza tú. Que el gil de su marido quiera follarte es fácil, pero que esa puritana quiera jugar es otra cosa....
- Te infravaloras , vos tenés el morbo de los viciosos. Te la voy a poner en suerte para que te vayas calentando.
- ¡Mamá! ¡Papá! O venís o voy.
Nuestro hijo se había zambullido y quería bañarse con nosotros. Aunque nada como un delfín, le habíamos prohibido meterse donde no hiciera pié. Así que nos acercamos hasta él. La niña nos vio y también quiso que jugáramos con ella. Vino la vecina con sus dos hijos mientras su marido se iba a prepara el almuerzo en la carpa, no era de mucho mar.
Nos quedamos jugando con los críos, Elena dijo que ella se ocupaba de las niñas y que Bárbara y yo  fuéramos a la parte, donde sin cubrir rompían las olas. Los chavales encantados, estuvimos un buen rato, la vecina se caía alguna vez sobre mí, me di cuenta que buscaba guerra, así que aproveché para toquetearla un poco. Tenía una piel suave y la carne tersa, las nalgas duras al tacto. Una ola nos tiró entrelazados, se me puso dura, ella se dio cuenta pero no se separó enseguida, se demoró en el sobeteo.
Yo me quedé un rato más para bajar el ardor cuando salió la expedición. Cuando fui a la carpa estaba todo preparado. Osvaldo , el marido de Bárbara, había encargado las bebidas y sólo quedaba zampar.
El mar cansa y tras comer las crías se durmieron tendidas sobre las toallas a la sombra, los chicos incansables se fueron a jugar, Elena, Bárbara y Osvaldo se tumbaron en las reposeras a tomar el sol. Yo me senté en una silla con brazos , comencé a hacer un sudoku y mano de santo: me quede adormecido.
Me despertaron las voces infantiles, querían bañarse y jugar. La tarde transcurrió ejerciendo de padres responsables. Nos duchamos en los vestuarios y volvimos para casa. Hubo algo que me jodió. La pedazo de polla del cabrón de Osvaldo, después de salir de la ducha en descanso, era casi como la mía en posición de levanten armas.
Mientras preparaban  la mesa en el jardín , yo me dediqué a acabar de hacer la cena. La ensalada, las tartas, los chipirones. Cuando estaba terminando entraron mi mujer y Bárbara.
- Le voy a dejar una remera tuya vieja pero limpia. Ha venido tan arreglada que si le cae una mancha de tinta va a tener que tirar el vestido.
Mi chica dejó la puerta entreabierta para que pudiera echar un vistazo a la vecina. Es lo mismo, pero no es lo mismo, ver a una tía en bikini que en ropa interior. No pude evitar que se me pusiera dura  y más cuando Elena la dio un piquito malvado tras una conversación que no pude oír. Salieron con dos camisetas largas que les llegaban a medio muslo.
La cena fue gloriosa, los  comensales se chuparon los dedos , me había quedado de puta madre y encima regado con tres botellas de blanco frío. Preparé unos gintonics con Bombay, es un trago poco usual en Argentina, les gustó, y nos colocó más.
- Voy por helado -dijo Osvaldo levantándose y yendo hacia su coche.
- Mientras vos vas a por el helado, ¿por qué , Elena, no preparas otra copa y yo ayudo a llevar los platos?
- Bueno, y de paso me ocupo que los niños no jodan mucho.- añadió mi mujer, que me susurró mientras Bárbara llevaba la primera tanda de platos hacia la cocina.- Le va lo duro, se ha aficionado a lo de Grey.
Con esa información fui hacia la cocina con otra tanda de platos. La vecina estaba enjuagándolos, le di un beso pequeño en el cuello, dejé la carga y fui a por la última remesa.
- Atácala, lo está deseando.- me dijo mi mujer.
Cuando volví a la cocina y me quedé libre tras poner los platos en el fregadero, le di un azote  en el culo rotundo, se volvió y la abracé dándole un beso en el que,  aprovechando su sorpresa, le clavé la lengua a fondo. Se pegó a mi cuerpo, yo le puse las manos en las nalgas y la restregué contra mi polla dura. No sería tan grande como la de su marido, pero era menos conocida. Cuando nos separamos , su respiración era jadeante.
- Hay que fregar los platos.- ordené dándole un pellizco en el excitado pezón izquierdo. - Yo enjabono y tú enjuagas.
- Lo que vos digas.
Tenía razón Elena, a la chica le iba la marcha. Al ir yo primero en la cadena de montaje, acabé antes, me sequé las manos, me puse tras de ella, le retiré el pelo del cuello y la mordí con morbo en la nuca. Dio un respingo y su culo quedó empotrado en mi pija. Mis manos buscaron sus tetas pequeñas, los pezones duros como garbanzos, la lamí el cuello. Movió las nalgas restregándose contra mí polla. Se demoraba en acabar de lavar, me di cuenta que quería que aquello durase. Le metí la mano bajo la camiseta , recorrí el valle de su trasero y acabé metiendo un dedo en el coño empapado.
- Ahhh- gimió.
- ¿ Han acabado? Osvaldo ya ha traído el helado de Pérsico.- se oyó gritar a mi mujer.
- Ahora vamos, nos quedan unos segundos- contesté al tiempo que mandón, besé a Bárbara dejando dentro el dedo. Cuando lo saqué lo chupé ante su mirada rendida, la di un azote indicando que volviera al grupo, encendí un pitillo  y me relajé , no era adecuado presentarse en polla dura al postre.
Nos sentamos a tomar y a comer el helado. Lo de Elena y el helado fue un espectáculo, lamía la bola como si fuera un cipote, al tiempo que derramaba la vista entre Bárbara y su marido. Este no pudo evitar que se le notara la excitación, el pobre no sabía cómo ocultarla. Yo que no estaba pendiente de la insulsa conversación sobre los encantos y líos de algunas conductoras televisivas, me dediqué a pensar  en las posibilidades de éxito en la apuesta con mi mujer. Las niñas dejaron de jugar y se acercaron diciendo que tenían sueño.
- Todos a la cama.- ordenó mi mujer.
Osvaldo cogió en brazos a su hija y Bárbara de la mano al chico para ir hacia su casa.
- Ve solo, que tu madre tiene que llevarse el vestido. Y vos aprende y lleva a acostar a tus hijos.- dijo Elena tomando todas las iniciativas.
Como soldados disciplinados obedecimos sus ordenes. Cuando acabé mis tareas y salí al jardín  a tomarme la espuela, aparecieron las dos mujeres de la mano.
Me di cuenta que la cabrona de mi mujer se la había beneficiado, se dieron un beso en la boca, la vecina se me acercó y me dio otro usando labios y lengua, y se despidió con un hasta mañana que presagiaba entrega y vicio.
Elena se me pegó y me quitó la copa, se la bebió de un trago.
- ¡ Por favor!- me rogó.
- Pero qué golfa eres. Te la has cogido y ahora quieres más. Nena, eres insaciable.
- Vos la habías dejado a la mitad y necesitaba un buen orgasmo...Vamos a la cama.
Apenas entramos en el dormitorio, se quitó mi camiseta , debajo no llevaba nada. A ella también le había hecho algo la vecina. Se puso a lo perro trasversal en la cama. Dejó caer el torso para quedar con el culo en alto. Comenzó a pajearse.
Me desnudé viendo el show, de la mesilla saqué un condón, me lo enfundé en la polla. Eché un buen lapo en el ojete  y con el dedo lo embadurné bien.
- ¿ Quieres que te encule?.
- Sí, por favor , metéla entera...rompéme.
Apoyé el glande en el estrecho agujero y poco a poco la fui metiendo.
- Sigue...sigue...¡uy!... ¡qué gustito de dolor.!..sigue ...por fa...
Debo reconocer que me encanta sodomizar a mi chica. Ella dice que es para ocasiones especiales y aquella noche era una de ellas. Yo la había desvirgado por detrás, un regalo de cumpleaños, y tocaba sólo de vez en cuando.
Me encantaba el deslizar de la polla por aquel camino estrecho, una mano en cada cadera y darle suave al principio hasta dilatar bien y luego cada vez más fuerte.
- ¡ Para!- me imploró sin dejar de masturbarse.
Lo hice, dejando mi arma empotrada hasta la empuñadura.
- ¡Aaayyy!...¡ayyy!...¡ay!..¡ay.!...¡Yaaaa !
Se había corrido.
- Vos ¿ cómo estás?.
- A punto, nena , a punto.
- Dame un poco más y sácala ante de soltar la leche...por favor.
Esta vez me moví despacio, casi fuera y a fondo, apenas pude hacerlo cuatro o cinco veces, estaba listo para reventar cuando la saqué.
Elena se dio la vuelta, tiró del preservativo, me dejó la polla al aire, y se la metió en la boca. Apretó los labios y me la mamó.
- ¡ Hostias!- solté cuando sentí que estaba a punto deme salir la lava. Mi mujer me agarró la pija, la sacó de la boca y empezó a masturbarme fuerte hasta que escupí mi leche. Le daba en la cara, en las tetas, no paró hasta que sacó la última gota. Y entonces me besó llena de pasión y entrega.
- Te quiero.- me dijo cuando nos separamos.- Me lavo y dormimos que mañana va a ser un gran día.
 
Lunes 16 de febrero.
Habíamos ido a la playa, Bárbara, Elena y los cuatro chicos; el vecino se fue a comprar carne para un asado y yo me quedé como capataz de la manada. Mi mujer me había dado un cialis antes de salir para estar en forma para la jornada en la que se presumía tendría que emplearme a tope.
La vecina tenía un culo que me iba, las nalgas grandes pero bien puestas, con la tira del tanga empotrada en el valle,  dejando al aire las dos semiesferas que oscilaban al andar.
- Cariño, recuerda que le va la marcha. ¡Trátala duro y mete mano a todas horas! Te está esperando para que vayas al agua con ella.
Cumpliendo los deseos de mi mujer,  le propuse bañarnos. Elena dijo que se quedaba con las niñas, los chicos vinieron con nosotros, nos quedamos donde rompían las olas. El primer momento en que nos dejaron solos, le dije con mi mejor pose de duro:
- Ponte cerca para que pueda sobarte como estás deseando.
- Pero..
-  No hagas que te lo tenga que repetir.
 Y vino como una corderita junto a mí. Le acaricié el culo, vi como se le ponían los pezones de punta. Cuando llegaron los chicos, aprovechamos para saltar las olas. En una de las embestidas se le salió un pecho del bikini. Lo dejó fuera para que yo lo viera, luego con una sonrisa rendida se lo cubrió. Volvimos a quedarnos solos, la agarré e hice que sus nalgas se apoyara en mi polla que estaba dura. Me restregué por el valle de su trasero, al tiempo que le metía una mano bajo el bikini para tocar su coño. Sentí el clítoris duro, jugué con él mientras volvían nuestros hijos.  Dos zambullidas más y dijeron que salían, le dije que nosotros íbamos enseguida.
-  ¡Ven, zorrita!
 Y vino, volví a meter la mano bajo el tanga, y ella se acomodó para sentir mi pija ente sus glúteos.
-  Te voy a hacer una paja. Lo estas deseando.
-  Sii..- contesto con un gemido.
Era una mujer ardiente, se movía como una serpiente bajo mis dedos, mordiéndose los labios para no chillar. No llegó a medio minuto cuando noté que se corría. Me lo confirmó su YA.
Salimos y fuimos a la carpa. Mi mujer nos sonrió cómplice. Era hora de empezar a preparar los bocadillos para el almuerzo. Llegó Osvaldo presumiendo de lo que había comprado y cómo iba a lucirse en el asado de la cena. Mientras comíamos me di cuenta que el tío no quitaba los ojos de encima a mi mujer, no le faltaba más que babear cuando se recreaba mirando sus voluptuosas curvas apenas cubiertas por el bikini negro.
Apenas acabamos de jamar, las dos mujeres nos dijeron que se iban a bañar y que nosotros nos ocupáramos que las niñas no se durmieran, los chicos se fueron de aventuras camino de la zona donde funcionaban los cuatriciclos.
Yo las veía bañarse, conociendo a mi chica y sabiendo cómo era Bárbara me di cuenta que se estaban pajeando cuando se quedaron un rato donde les cubría hasta casi el cuello. Lo de jugar con las niñas era un coñazo, que Osvaldo lo convertía en un rollo mayor al intentar hacer como si tuviera la edad infantil de las crías, encima yo estaba sin perder ojo de las dos viciosas damas que eran nuestras mujeres.
Su vuelta fue un espectáculo, de la mano, con una sonrisa perversa y relajada, mirándome como dos gatas a un ratón apetitoso.
- ¿ Me invitas a un café? Y de paso traemos agua para el mate.- me propuso mi mujer tomándome de la mano y haciendo que la acompañara hacia la cafetería del balneario.
 Apenas nos alejamos para que no nos pudieren oír, me soltó emocionada:
-  Bárbara es un cañón  . Se ha venido dos veces en nada, en cuanto la he tocado y le he comenzado a contar lo que le ibas a hacer...Es virgen por detrás...le he dicho que se le vas a meter por el culo para que aprenda...tenía miedo pero la excitaba eso de que la sodomizaras...me ha preguntado si le iba a doler, yo le he contestado que un poco pero que yo la comería la concha y sería una experiencia divina...le va la marcha...Me ha preguntado cómo sos cogiendo...esta ansiosa deseando que la perviertas y domines.
Mi chica estaba excitada, se prometía una noche de lujuria a tope, me besó con picardía al sentarnos y pedir los dos cafés.
- Es una perra en celo...lo que pasa es que tú estás mucho más buena que ella y yo salgo perdiendo.- dije con cara seria.
- Pero la novedad es la novedad y una nena así tampoco se encuentra...le va mucho el coger y está mal cogida...te vas a dar un atracón de hembra. Lo que pasa que no te apetece perder la apuesta.
- Bueno hasta el rabo todo es toro y ya veremos por donde sale su marido..aunque ese por echarte un polvo vende a su madre.
- Es un pipiolo.....no te me pongas celoso que lo liquido sin que se entere y nos dedicamos los dos a Bárbara, ella nos tiene ganas a los dos.
Volvimos a la carpa, la tarde transcurrió tranquila. Ellas se fueron a comprar a un carro de esos que van por las playas vendiendo ropa algo que no supimos que era.
Nos duchamos, nos secamos, nos vestimos. El género masculino acabó antes, en vez de esperar, Osvaldo le pidió a los chicos que le acompañaran a encender la parrilla. Me quedé echando un pucho esperando a las chicas.
 Salieron las cuatro , las madres y las hijas, hechas unos pimpollos y nos fuimos dando un paseo para casa. Yo entre las dos hembras, las crías delante. Elena se recostó en mí para que sintiera sus meloncitos  apretándose contra mi brazo.
-  Mi vida, si logramos dormir a las nenas , ¿ nos vas a dar gustito?.
-  Veo que son dos zorras buscando polla. Vosotras cumplir y animarme que os voy a destrozar. Bárbara, ¿ vos quieres que te coja bien cogida y te rompa ese culo que tienes de diosa?.
-  ¡ Que bruto sos!.
-  Mira nena, lo estás deseando. No voy  a hacer nada que tú no quieras, y sé que quieres mucho. Voy a sacar todo lo que tienes de puta dentro.
Noté como temblaba y se pegaba también a mí, en eso se nos acercaron las niñas, pidiendo que las compráramos alguna chuchería al pasar por el kiosko. Entramos y  compré unos kindels , cigarrillos para mi mujer y para mí. Ellas compraron dos máscaras de Batman  de lo más berreta para los chicos.
Cuando llegamos a casa, Osvaldo estaba con los críos en plena faena, había encendido el fuego, preparado las carnes para llevarlas a las cenizas, bebía Fernet con coca. Nos ofreció, las chicas aceptaron, yo preferí darme a la cerveza, mientras me encargaba de hacer la ensalada.
Me acerqué a mi mujer y la dije muy bajo:
-  ¿ Que te parece si voy a la farmacia y compro algo para que se duerma y nos lo montamos los tres?.
-  ¡ Qué celoso sos!. Lo primero es que sin receta no te lo van a dar, y lo segundo es que le puede caer como una bomba y darle un paraplús , como tú dirías. No te preocupes que lo liquido en un nada. Vos procura que la joya está alegre y preparada.
Cenamos en su jardín, la verdad es que le había quedado bien la ingesta de proteínas. Él y su mujer se dieron al fernet con coca,  nosotros a un rosado frío.
Cuando acabamos los críos se fueron a jugar.
-  ¿ Por qué no preparas otros gin tonic?- me propuso Elena.
Fui a nuestra casa para hacerlos, los cargué bien de ginebra, sobre todo el de Osvaldo,  y fui a llevarlos. Brindamos y bebimos, luego él se pasó al fernet con cola, su santa igual, mi mujer y yo al champagne, queríamos estar lo más serenos posible.
Los chicos y las niñas jugaban en el pasto como  pequeñas bestezuelas. Por fin los niños nos pidieron permiso para irse a nuestro dúplex a jugar con las tablets, se lo dimos, y se largaron tranquilos. Unos que no iban a molestar. A las crías les venció el sueño. Elena y Bárbara las cogieron en brazos y se las llevaron a dormir. Apagaron todas las luces.
Apenas había luna, el jardín estaba iluminado por el rescoldos de las brasas y una pequeña luz sobre la puerta. Yo seguí con  mi bebida a pequeños sorbos, mientras Osvaldo se volvía a meter otro explosivo.
El salón, que daba el jardín ,se clareó ligeramente con la luz del baño entornado. Las niñas podían tener miedo si estaban en la oscuridad absoluta.
Y en la `penumbra salieron las dos mujeres. A mi casi me da un ataque de risa, pero el vecino soltó un “ Dios mío”  totalmente emocionado.
Se habían puesto las máscaras plástico de Batman y con dos pareos anudados al cuello fueron al centro de la habitación. Allí se movieron, dejando ver que debajo no llevaban nada. De la mano, vinieron hasta nosotros y con su mejor sonrisa nos dieron un beso ligero, sin darnos tiempo a que reaccionáramos. Volvieron a la zona más iluminada, y allí retiraron las telas dejándolas en una tira, quedando semidesnudas y se abrazaron. Se movieron como si bailaran un agarrado sin música, la cosa era rara pero tenía su morbo. Se acariciaron los senos la una a la otra, sin prisa, haciendo que la calentura nuestra subiera. Y volvieron hacia los hombres, esta vez mi mujer besó a Osvaldo y Bárbara a mí. Ellas estaban excitadas, tenían los pezones duros, mucho más grandes los de Elena, hacia ellos fueron las manos del vecino, los tocó como si fueran una reliquia. Yo no me ocupé de los pechos de su mujer, fui directo al coño, metí rápido dos dedos. La hija de puta estaba empapada. Se retiraron de nuevo al centro de la habitación. Nosotros entramos, elegí un sillón en la más absoluta oscuridad, a mi compañero le tocó el que estaba más cerca de la poca luz.
Las dos empezaron a besarse. Se quitaron las máscaras y los besos se volvieron más apasionados. Se acariciaban lujuriosas. Yo saqué del bolsillo un forro, y me lo puse en la polla dura como una piedra. Miré al vecino, se estaba masturbando , con aquel pedazo de pija enorme al aire.
Elena llevó la mano de Bárbara a su pubis , le acompañó en los primeros toques, entonces fue ella la que atacó la concha de su pareja. Se estuvieron pajaendo un rato, me di cuenta que Elena quería que Bárbara se corriera y que perdiera todas sus inhibiciones. Me di cuenta que había cumplido su objetivo cuando se oyó muy suave:
-  Ayy..ayyy.
Se besaron de nuevo y se separaron. Mi mujer envió a la vecina en mi dirección, ella fue hacia Osvaldo,  que se lanzó sobre las tetas de Elena, más grandes que  las de Bárbara, El tipo tenía fijación con ellas, si bien hay que reconocer que mi chica había hecho una exhibición de ellas digna de la pasión enfermiza del  tío.
Me di cuenta que ella quería que yo la viera, jugar el rol de casada infiel y golfa, capaz de levantar a cualquiera en cualquier sitio. Le agarró la enorme polla, y empezó a jugar con ella.
El show de mi mujer no iba a hacer que yo me entretuviera de mis objetivos. Di un beso palanca a Bárbara, apretándola contra mí, sobando  las nalgas y mordiendo luego el cuello, Su respiración al separarnos estaba entrecortada, le di la vuelta, hice que se apoyara en el respaldo del sillón, el culo en pompa. Embadurné de saliva el ojete, apoyé la polla en la puerta y entré. Dio un respingo, le debía haber dolido, un desvirgue culero, es un desvirgue culero.
-  Te ha dolido....pero te gusta.... ¡zorra! …..lo estabas deseando....no quería hacerte esperar...Tócate el coño mientras te sodomizo ..- le sussurré al oído . Tampoco era cosa que el marido se diera cuenta que mientras a él lo pajeaban , yo estaba dando por culo a su santa esposa.
 Mi Elenita debía estar haciendo un juego de manos maravilloso, eché una mirada, y la vi jugando con aquella pedazo de verga como si fuera un palo, con el que se golpeaba el cuerpo. El vecino se le veía en la gloría , sobre todo cuando se flagelaba las tetas, que oscilaban poderosas recibiendo el zas – zas de la pija. Y el tipo empezó con aquello de :
-  Me gusta....puta.....ayyy...perra....
Era el momento de darle azotes a Bárbara, suaves con poco ruido, pero que los sintiera. Yo me movía dentro de ella sin perder el control, no era cosa de soltar la leche apenas empezaba a fiesta, que a mi edad tiro tirado, bala gastada, que el cargador las tiene contadas y los períodos de recuperación se hacen más largos y estábamos de orgía. Pero sí quería que la nena se corriera, así que puse mi mano junto a la suya para acariciare el clítoris, seguro de reducir los tiempos de respuesta. Ella empezó a gemir, parecía una ternera en el matadero, sus aahhhh largos parecían un muuu, y el marido no hacía más que repetir aquello de puta...puta.... pegate  con mi pija … Ambos cada vez más alto, en el  concierto de las corridas salvajes en las que chillar es un elemento de básico de placer. Mi mujer y yo controlando y disfrutando del sexo cuando se mezcla con el poder...
 - MAAAAAAAMÁ
-  MAMAAAAAAA
 Dos tonos , dos estilos , dos gritos que se complementaron en coro durante más  segundos de lo deseable y ante los que hay que tomar decisiones .
-  Acabemos rápido que las niñas vienen a buscarnos.- dijo mi mujer mientras tiraba de la pija de Osvaldo hacia la oscuridad. Yo le dí unos buenos azotes a Bárbara y aceleré la masturbación hasta que noté el temblor de su orgasmo. Saqué la polla enfundada en el forro y me subí el bañador. El YAAA del vecino indicaba que le habían ordeñado a modo. Todo en apenas unos segundos, lo que tardaron las dos crías en aparecer en el salón con un : - Tenemos miedo, había gente chillando....- y correr en brazos de las madres.
Uno sabe cuando se ha acabado la fiesta, y eso era lo que había ocurrido. La pequeña orgía se había finiquitado. Mi mujer había pajaeado al vecino y yo había dado por culo a la vecina. Encendimos la luz, con disimulo Elena recogió su ropa, yo tomé a nuestra hija en brazos y le dije muy serio a Osvaldo:
 - Macho, ven a buscar a tu hijo a casa, está abierta la puerta trasera.
 Salió como un corderito , yo le di un beso en la boca a Bárbara, le susurré:
- Nena, tú vales para follar. Ya sabes que estamos en Baires. Ven pero sin el capullo de tu marido, que con sus voces ha despertado a las niñas.
 Tomé a mi hija en brazos y emprendimos el camino hacia nuestra casa. Por el camino nos cruzamos con el vecino, era fuerte, llevaba al chaval a upas, mi mujer le tiró un beso y una sonrisa al pasar. Llegamos a casa, Elena fue al cuarto de la niña y la acostó, se quedó un rato haciendo que se tranquilizara y le volviera el sueño.
 Yo , en nuestro dormitorio, me desnudé, y me quité el preservativo, la polla seguía dura, no me había corrido y el afrodisíaco seguía haciendo su efecto. Me di cuenta que el condón tenía restos de mierda de Bárbara, lo dejé en el cenicero de la mesilla de mi mujer. Me apetecía que lo viera. Me tumbé esperándola, entró con una sonrisa de oreja a oreja.
 - He ganado- fue lo primero que dijo.
 - No estoy seguro, porque el intercambio total no se ha dado.
 - Eres un pedazo de cabrón.- me respondió riendo y mirando la goma sucia.- Tu le das por culo a la chica, yo me quedo sin probar el rabo del tío , que dicho sea de paso era una maravilla, sólo le masturbo y me quedo a dos velas y dices que no he ganado.
 - Quiero que veas que soy generoso, te doy  por ganada la apuesta. Ahora creo que ni tú ni yo hemos acabado. Estoy caliente como un burro en celo.
 - ¡Sos malo! ¿ Cómo querés?
 - Monta. Quiero ver cómo se mueven tus tetas cuando me cabalgas. Saca toda la leche, mi reina.
 Se ríe mientras se coloca los pareos de modo que queda con los senos al aire. Está para comérsela. Se pone con un pie a cada lado de mi cuerpo, se arrodilla, la punta de la polla está en contacto con su coño, la agarra , la coloca en el blanco y se deja caer lenta hasta quedar empalada.
- Uufff- suelta cuando llega al final de la clavada.- No vamos a hacer ruido, no se vuelva a despertar tu hija.
 Y empieza el maravilloso va y ven de un polvo anhelado.
- ¡ Ha sido cómico!- me dice empezando a reírse muy bajo.
 - De peli de risa.- y le acompañé en la carcajada susurrada.
 
28 de febrero.
 
Como diría una madre: “ mi Elena me come bien”. Ella sola se había metido entre pecho y espalda nueve ostras, y a medias conmigo, una ración gambas al ajillo, otra de chipironcitos encebollados y rematado con un pulpo a la gallega. Estaba preciosa, para comérsela a ella. Con una blusa sin mangas blanca, con el número suficiente de botones abiertos para que el canalillo de las tetas se mostrase en todo su esplendor, me cogió la mano sobre la mesa, cariñosa, mimosa.
-    Mi vida, el Gastón ha cerrado. No ha abierto el nuevo que creo se va a llamar La Marea, pero creo que éste está bien. Tiene lo que a ti te gusta.
 - Y encima tiene cerveza tirada, ideal para regar la plaza, como dices vos.
 Estaba ligeramente achispada, nos habíamos bebido dos chops de cerveza cada uno y la botella de Chardonay andaba bastante avanzada. Se miró los pechos y me preguntó:
- De verdad, ¿ Crees que tengo las lolas como la Lee Curtis que te va tanto? Y está muy bien , pero ¿ por qué te va tanto?
 Me di cuenta que el camarero que había debido oír a mi mujer, la miraba ensimismado el escote.
 - Antes de contestarte a esas dos cuestiones. ¿ Qué quieres de postre?
-    Un struddle de manzana con helado, pero tú me ayudas, ¿ verdad?.
 Llamé al camarero, que siguió con los ojos fijos en el canal de la piel morena de sus senos y le encargue el postre. Se retiró sin perder la visión.
- Vayamos por partes...
- Como dijo el buen Jack.- me interrumpió.
- El destripador...Bueno lo de la Curtis es un tema de herencia. A mi padre le volvía loco su madre. Janet Leigh. Decía que era una bomba, que la mejor frase para definirla  la había escrito Terenci Moix, creo que no has leído nada de él, cuando dijo que el Cinemascope se había inventado para poder sacarla de perfil y...
- Tienes razón era una maravilla de mujer. En esa que trata del rodaje de Psicosis se ve que volvió loco a Hitchok , a parte de a tu padre...
- Y....– iba a a seguir explicándole que con los años le habían aumentado las tetas y echarle un piropo con su similitud a alguna maciza del cine, pero ella siguió con su rollo
 - Mira el nuevo Ejercicio de TR trata de una apuesta...y nosotros nos hemos jugado una apuesta.
 - ¿ Y?-
 - Me gustaría que escribieras tu versión de lo que ha pasado.
 El camarero trajo el postre, Elena le dedicó su mejor sonrisa para pedirle otra cuchara con un  “ mi marido y yo lo compartimos todo”, que el mozo trajo a la carrera sin dejar de mirarle las tetas. .
 - Por favor, no me digas que no tienes tiempo, que no sabes ni que tú no escribes. Es mentira. Lees mucho, todo el que lee puede escribir y...escribes informes....me encantaría...te lo agradecería muchísimo..
 - Y ¿ qué me das a cambio?
-  ¿ Qué quieres?
 - Como anticipo ...polvo con show de corsé , liguero ….
 - ¿ En blanco o en negro? ….¿ Con látigo o sin látigo? ….¿ Con esposas o sin esposas?....- me retrucó con la boca llena del pastel y de helado.
-  Con todo y una sesión larga.
 - Hoy no podemos, le hemos dicho a nuestro hijo que íbamos a ver “ El otoño de los cheyenes” de Ford, y es muy larga....pero mañana tenemos cuatro horas por la tarde libres. Tienen un cumpleaños...¿ Vale?..
 - Vale. - cerré el trato.
 - ¿ Sumisa o ama? ...¿ Por qué no pides dos cafés? que tengo que  ir a buscarlos al cole.
-    Mañana decido el rol. De verdad ¿ quieres que lo escriba?
 - Sí , mi vida.
 Y eso he hecho, mi amor maravilloso.
 ¿ Qué me vas a dar a cambio?
 

viernes, 31 de julio de 2015

Nuestra aventura swinguer

Hace pocos días una amiga con la que chateaba por internet, me hizo una pregunta que me erizo la piel cuando me la soltó, pues de una manera muy simple como quien habla de cualquier cosa me dijo, -Amiga, te puedo preguntar algo que sé que me puedes ayudar para saber que decirle a mi pareja sobre el tema- a lo cual sin saber que se traía entre manos le manifesté, - si claro amiga, si esta en mis posibilidades te ayudo, siempre que no me pidas participar, jajaja- a lo que mi amiga sin preámbulos atino a preguntarme como si yo fuera la mas recorrida en el planeta, -No me preguntes de donde se que tu conoces o has ido a esos sitios, pero mi esposo quiere que vayamos a un bar swinguer, pero eso  a mi me da mucho miedo; yo se que tu eres muy reservada en esos temas, pero eres la única que me podrá ayudar, porque no me cuentas todo lo que sabes del tema a ver si le hago caso a mi marido o me hago la brava y cierro el tema, pero no sabia a quien preguntarle el tema. Me ayudas?-  y por ese motivo mi piel se erizo y casi me dio un escalofrió, porque se suponía que entre mis amigas nadie sabia de ese tema y segundo recordé las vivencias vividas cuando con mi esposo fuimos a uno por primera vez.
Y si divagando recordé lo que vivi y sin mas me vi en la necesidad de contarle a mi a mi amiga lo que hicimos. -Si en un par de ocasiones tuve la oportunidad de ir con mi pareja como tres veces a esos bares y la verdad me gusto muchísimo, porque no son como uno piensa o como le cuentan  a uno, o por lo menos a los que yo fui-, en el primero tu entras vestido es un bar normal solo que al entrar te explican que es un bar swinguer y que debes ser respetuoso con las personas que están allí, que el lugar tiene un salón grande igualito a una discoteca normal con pista de baile y todo, y tiene dos salones mas uno húmedo con un jacuzzi grandísimo  y un sauna, y el otro de deseos que o llaman un salón fantasía, con una luz muy tenue una cama redonda en el centro pero muy grande y unas especie de sofás al rededor para sentarse; Cuando entras te asignan una mesa, la nuestra fue cerca a la pista de baile y te ofrecen un consumo mínimo, bailas con tu pareja normal y vas mirando como llegan mas parejas.
Al lado de nosotros se hicieron dos parejas, a la derecha una donde el tipo era mayor y la chica mas joven blanca de cabello negro y muy delgada, y como al frente de nosotros de espaldas a la pista otra, ambos jóvenes muy delgados pero la chica mona de ojos claros muy hermosa y súper estirada, cuando el mesero nos atendió nos dimos cuenta que para las tres parejas era nuestra primera vez.
allí nadie te obliga a nada tu puedes entrar y mirar respetuosamente, puedes estar allí solo mirando o bailando como en un bar normal sin problema solo que cuando miras a tu alrededor todo el mundo esta en su cuento y tienen sexo si quieren o no, o puedes tener sexo con tu pareja sin que nadie se te acerque o que solo te miren sin acercarse para nada, puedes entrar a cualquiera de los salones y tener sexo; Obvio la idea es hacerlo delante de otros y ya es una opción personal interactuar con otras parejas o no, o puedes intercambiar con otras parejas eso cada cual lo decide, inclusive vimos que habías parejas que iban juntas, es decir los cuatro para hacer intercambio entre ellos… la experiencia es de lo mejor que te puede imaginar.
Ha media noche hacen un show de stripper mixto, es decir una pareja y van pasando por las mesas de todos bailando y quitándose ropa, el tipo provoca a las mujeres para que lo toquen y la mujer se sienta en las piernas de los tipos buscando que la acaricien, inclusive si le gusta alguna chica se sienta en sus piernas o la manosea un poco; Eso es súper excitante, después de eso ya cada quien hace lo que quieren, se quitan la ropa y bailan en la pista desnudos o tiene sexo es muy genial no te imaginas la adrenalina que fluye en tu cuerpo desde que entras hasta que te vas, es una locura que todas debemos hacer y mas si es con nuestra pareja.
Nosotros nos fuimos para el salón fantasía y allí empezamos a tener sexo y una pareja se acostó al lado mío pues mi esposo me acostó a un lado de la cama redonda y el parado comenzó a penetrarme con mis piernas levantadas hacia su pecho; Se podía ver como la penetraba el otro tipo y el veía como me penetraba mi pareja, es muy excitante demasiado morboso, la niña porque era muy joven estiro su mano mirándome a los ojos y a mi pareja, y me acaricio los senos cosa que me dejo inmóvil no fui capaz de reaccionar a de separarle la mano, pues estaba tan excitada que hizo que mi vagina explotara en un sin fin de sensaciones  y mis pezones al tacto de sus dedos era orgásmicamente sensacional; Por lo cual al quedarme paralizada fue como si se lo hubiera permitido,  pero no me atreví a estirar mi mano a tocar los de la niña, mientras la clavaban delicioso y yo podía verlo muy cerca es que estábamos pegadas una al lado de la otra sentía su sudor era muy rico jamás lo pensé, ella me frotaba los pezones y él mirado y la clavaba mas duro.
En un momento le dio la vuelta y la puso a cuatro patas y la siguió penetrando y volvió a poner sus manos en mis senos y se quedo mirándome mientras ambas gemíamos delicioso, mi esposo miraba alrededor por lo que me hizo reaccionar y si tu mirabas alrededor, verías muchas parejas en el centro tenían una orgia descomunal, se veían brazos y piernas por todos lados, parejas al rededor mirando y otras teniendo sexo; Cuando llegaba estaba llegando al orgasmo muy duro la niña me chupo los pezones e hizo que me viniera muy rico, al punto que todo el mundo volteo a mirarnos, mientras veían lo que pasaba mi esposo pensó que no lo estaba mirando y aprovechó para acariciar las tetas de la niña con permiso de su novio y fue delicioso al punto que se vino también, cuando me lo saco la pareja se paro y se empezaron a salir de allí y la niña acaricio la verga de mi esposo disimuladamente, cuando volteamos a mirarla se lamió los dedos mirándome y contoneando su culo, mi pareja pensó que yo no había visto, que le había agarrado la verga, pero si vi todo hasta como nos miraba con lujuria y salían de allí, eso fue muy excitante y delicioso, nos fuimos a nuestro sitio a descansar así desnudos como estábamos (todos estaban desnudos jajaja) y a tomar algo que nos reconfortara.
Allí llego primero la pareja de la derecha y luego los de al frente, la niña de al frente la mona era deliciosa te lo confieso una piel blanca con unos pezones rosados y una cuca con poco vello delicioso, un culo parado hermoso y una cara de picara que ni te imaginas se que mi esposo no podía dejar de mirar al punto que su verga con solo lo que veía ya estaba parada a mas no poder, la verdad no me molestaba por el contrario sentía mucha excitación de saber que al mirar otras parejas nos excitábamos como locos pero no quería que él se diera cuanta de eso;  la Mona Mirándonos a nosotros empezó a tocarle el miembro a su pareja intentando que ese le parara, pero el tipo estaba tan cansado que con la mano no logro nada, por lo que esa hermosura de mujer se agacho y mirándome a mi empiezo a mamársela a su pareja muy genial la verdad, las dos parejas mirábamos los de al lado empezaron a jugar entre ellos también y nosotros solo mirábamos, yo me sentía tan excitada que no me aguante mas y al ver como mi esposo miraba la mamada de aquella belleza, sin pensarlo dos veces me agache y empecé a mamársela a mi esposo también y miraba a la mona y a la otra chica como también me miraban, que delicia mi cuca se encharco de una y me atrevo a decir que goteaba;
Cuando ella vio lo que hice, ella hizo que su pareja se sentara al lado de mi esposo para mamarla al mismo tiempo y ver como lo hacia yo a mi pareja y que nosotros viéramos como lo hacia ella, y los de al lado también se antojaron y la otra preciosa hizo lo mismo, mi ventaja era que de los tres a mi esposo fue al único que se le paro de lo mismo excitado que estaba, los otros creo que se pasmaron y no se les paraba, el de la mona hermosa cada vez que se lo mamaba me miraba sacando la lengua y miraba la verga de mi pareja como envidiando, y miraba también la otra que le daba como mas pena y no miraba de frente sino de reojo, y por estar haciendo eso el tipo se le vino en la boca y se noto que a la chica le daba asco y de una se lo saco y escupió todo limpiándose la boca y mirándolo mal; La mona no aguanto la risa, pero empiezo a mamárselo mas rápido a su pareja hasta que también se vino y mirando a la chica le mostró como se lo tragaba;
Cuando termino su desafío pues eso era lo que parecía, se sentó al lado para seguir mirando como se lo mamaba a mi pareja, en ese momento su pareja se paro y se fue al baño, lo que la mona aprovecho y estiro la mano hacia la verga de mi esposo pidiéndome que se lo dejara tocar, yo solo puede mirar a mi esposo y la mona lo miró como pidiéndole o suplicando que la dejaremos y mi pareja con un movimiento de su cabeza de aprobación, se la dejo coger y empiezo a hacerle una paja, su mano era suave deliciosa muy suave, pero cuando quiso bajarse a mamárselo mi pareja yo no la deje ahí si pude reaccionar y empecé yo a mamárselo mas duro, la mona solo atino a mirarme como triste por lo que paso y se relamía los labios mirando también a mi esposo a la cara, pero no se la soltó por el contrario incremento sus movimientos, cuando estaba llegando mi esposo empezó a mover sus caderas pues es así como siempre me avisa porque la verdad no me gusta que se venga a en mi boca debo estar muy borracha para dejarlo lo confieso; como no me gustaba mucho tragarme su semen, entonces cuando sentí el primer chorro me despegue de una, momento que la mona aprovecho y se metió la verga de mi marido en la boca y se la chupaba se veía tan rico mi marido solo atino a soltarle todo el semen que se veía era mucho y se despego mirando al rostro con sonrisa socarrona, y le mostró a mi pareja la boca llena de su semen el que quiso compartir conmigo en un beso pero yo no quise y por eso me miro y se lo trago muy rico fue súper genial.
Yo me hice la que me había molestado porque no podía demostrarles que todo lo que había pasado era lo mas genial que había vivido hasta allí e hice como que me quería ir, me pare y  se me iba a retirar pero no me dejo mi esposo, y me obligo a sentarme entre sus piernas mirando hacia la mona que aun seguía arrodillada en el piso de frente a mi o entre mis piernas para que la mona no pudiera ver mas la verga de mi esposo; Pero lo que no esperábamos o yo no esperaba era que la mona se acercó así arrodillada frente a nosotros y de una manera muy rápida que no espere jamás, se metió entre mis piernas y empiezo a darme una chupada en mi vagina súper rica en ese momento, por instinto yo  intente cerrar las piernas pues jamás había experimentado el sexo lésbico o dejado que otra chica me tocara, pero mi esposo con algo de complicidad y morbo por el momento no me lo permito  y con sus manos me las agarró muy duro y por el contrario me las abrió mas y las subió para el poder ver como me mamaba o me la chupaba no se como se dirá, me la chupaba mirándome a la cara y viendo que también bajaba a mi ano a chupar metiendo su lengua, yo en medio de la sorpresa y excitación gemía y le decía a mi esposo que me soltara que yo no quería eso, pero la verdad es que mi cuerpo decía otra cosa porque mi vagina chorreaba a montones en la boca de esa preciosura, mis piernas temblaban en las manos de mi marido, y mi clítoris me tenia al máximo hasta que llegue a un orgasmo exquisito y muy diferente a todos los orgasmos que hasta allí había experimentado.
Mi marido mientras escuchaba como gemía y gritaba como loca, se acerco a mi oído y me susurro que para él era delicioso ver como me la chupaba una mujer hermosa y que no conocíamos, que ya que no me dejaría meter la verga de otro allí entonces quería que le llenara la cara a esa perra con mi corrida, a lo cual yo no tuve mas remedio que cerrar los ojos y gritar como loca mientras me corría y la mona me miraba a los ojos cuando me vine en un orgasmo genial, todo mi cuerpo temblaba y se convulsionaba genial casi sentí que me había desmayado y mi esposo me soltó las piernas,  la mona se paro y me beso como estaba tan agotada no me resistí y luego beso muy delicioso a mi esposo que honestamente no me molesto por el contrario me gusto mucho, y claramente escuche cuando le dijo al oído, -lastima que no te dejan meterme esa verga en mi culito porque lo habrías disfrutado-, se alejo mirándome a los ojos, recogido su ropa, llego su pareja y se fueron, nos quedamos mirando todos callados nadie dijo nada nos vestimos y al rato salimos….
Ahora si eso no te hace ir con tu marido a un bar Swinguer, no te quejes cuando él una noche no llegue porque se fue disque con sus amigos a tomar algo, cuando pase, cuando te sea infiel, no lo sabrás muy pronto pero créeme que lo ara contigo o sin ti.
 
Por: Pilimnia