Mostrando entradas con la etiqueta Gays. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Gays. Mostrar todas las entradas

martes, 12 de diciembre de 2017

Pacto de Honor

¡Por fin 5 de julio! Llevaba desde fin de exámenes de la universidad esperando este día, ya que marca el inicio del campamento de verano en la italiana isla de Cerdeña. 16 días por delante de ruta visitando parte de la isla, disfrutando del sol y las playas. Somos un grupo de 12 contando a los dos monitores que nos acompañan, y que apenas tienen 3 años más que los mayores del grupo. A parte de ellos dos, somos 7 chicos y 3 chicas, todos mayores de edad y con ganas de disfrutar al máximo estos días de desconexión y juerga. Porque nunca falta la fiesta y el alcohol en nuestros campamentos, y más teniendo en cuenta que a los monitores les encanta también.
Si tuviese que ponerle una pega, sin embargo, sería el pacto de honor que tenemos los tíos: durante el campamento está prohibido pajearse. Nadie sabe muy bien cuándo empezó esta norma no escrita, pero todos la conocemos desde pequeños y la cumplimos. Una vez se descubrió que un chico la había quebrantado y fue bastante abucheado por ello, así que nadie tiene ganas de pasar por lo mismo. El problema es que tantos días a palo seco acaba siendo duro, y los últimos días vamos siempre todos calientes como animales, comentando en como será el pajote que nos haremos nada más llegar.
-Uff voy cachondo perdido tío –me suelta de golpe Marc.
-¡Pero si sólo llevamos cinco días! Te quedan 11 por delante aun –le contesto yo divertido. Estamos los dos tumbados bocabajo en las toallas tomando el sol y observando a la gente. Las chicas han ido con Manu y Miguel a por refrescos y el resto está con los monitores en el agua jugando, mientras nosotros descansamos un poco y vigilamos las cosas.
-Ya tío, pero estoy viendo a la morena aquella del bikini rojo y me recuerda lo mucho que hace que no mojo, y de imaginarme todo lo que le haría mira como he acabado –según lo dice se gira de costado hacia mí, y puedo ver como en su bañador (un pantaloncito corto verde lima) se bambolea una polla que obviamente no está en su estado natural-. Ojalá viniese y me la chupase.
-¿Por qué no vas y se la ofreces? Tal vez acepte y todo –le respondo cada vez mas divertido.
-Si hombre, y que el buenorro aquél que está con ella me parta la cara, que seguro que es su novio y está to’ fuerte.
Marc es sin duda el más espontaneo y carismático del grupo, siempre dice las cosas tal cual las piensa pero sin malicia ninguna, y no le da vergüenza ninguna hacer comentarios de ese tipo sobre chicos, aunque todos sabemos que le gusta más un coño que a un tonto un lápiz, hablando malamente.
Esta noche dormimos a cubierto, hemos conseguido que unos scouts nos dejen hacer noche en su local, así que tenemos techo y lavabo. Nos hemos distribuido en varias salas, porque hay muchas pero casi todas pequeñas, la grande la hemos usado de comedor y está llena de botellas de cerveza y ron y es intransitable; mañana tocará limpiar bastante. Yo estoy en la misma sala que Marc, Juan y Dani, y llevo ya un buen rato dando vueltas y sin poder dormir. El empalme no ayuda, y la ligera borrachez tampoco. Antes de acostarnos hemos salido los 4 a la terraza, Dani y Juan a fumar y Marc y yo simplemente a charlar un rato con ellos, y ha vuelto a salir el tema de la morena del bikini rojo. Marc ha hecho alarde de una increíble imaginación y dote para los relatos eróticos explicando con todo lujo de detalles como la sobaría, lamería, mordería y penetraría por todos los lugares posibles, y mientras lo hacía se sobaba alegremente el paquete por encima del pantalón, mostrando sin pudor que tenía una erección. Acompañaba el relato con movimientos de cadera recreando el ficticio mete-saca y caricias a su propio cuerpo, y pronto los 4 estábamos duros y magreándonos cada cual nuestro paquete. El colofón vino mientras explicaba como le follaría la boca a la chica.
-Primero le estamparía la cara contra mi paquete, me pone cacho que me la dejen empapada por encima de la tela –decía mientras con ambas manos se delimitaba el contorno de la polla, que pese a no ser muy grande se notaba ya dura del todo-. Luego me la sacaría y le daría unos buenos azotes en la cara con ella –y no había acabado la frase que ya tenía el rabo fuera y lo zarandeaba en el aire dando golpes de cadera, dando latigazos como si la chica en cuestión estuviese de rodillas frente a él. Su polla, que saltó como un resorte en cuanto quedó libre, era morena y de unos 15 centímetros, circuncidada y recta, y su oscuro glande brillaba bajo la luz que entraba por la puerta de la terraza.
-¿Tío que haces? Guarda eso anda, que me cortas todo el rollo de la historia –le dijo Dani dándole un manotazo en la cabeza del rabo que hizo a Marc encogerse y al resto descojonarnos de risa. Dani era un chico relativamente serio de normal, pero en cuanto bebía perdía toda la vergüenza.
-¿Te gusta mi rabo eh? –le dijo entonces Marc con voz socarrona, avanzando hacia él bamboleándolo de lado a lado-. No huyas, que ya verás que gustito te da.
Y es que Dani retrocedía, pero no contaba conmigo, que me coloqué detrás de él, y pasando mis brazos por debajo de los suyos y por detrás de su cabeza, le inmovilicé con los brazos en alto. Marc aprovechó para lanzarse contra él todavía con el rabo fuera. Me agarró de ambas nalgas y entre ambos hicimos un sándwich en el cual Dani tenía mi dura polla contra sus nalgas y la de Marc, desnuda, restregándose contra su estómago. Él maldecía y nos insultaba intentando zafarse, mientras Juan reía pero no perdía detalle de lo que hacíamos.
-Cabrones, esta me la pagareis –nos amenazó cuando le dejamos libre-. ¡Eres un cerdo Marc, me has manchado la camiseta! Ya verás ya… –y era cierto, una mancha de precum había quedado en la camiseta roja de Dani, que ahora se iba hacía la habitación cabreado. Marc se guardó la polla y los tres entramos también para irnos ya a dormir.
Pero aquí estoy yo, con la polla tiesa y húmeda sin poder dormir, y el pensar en lo que ha pasado no me ayuda. Mejor me voy a echar agua fría a la cara a ver si se me baja un poco la calentura. Me estoy secando cuando alguien me habla desde detrás.
-Veo que tu tampoco puedes dormir por la calentura. Venía a hacer lo mismo que tú.
Juan está en la puerta del lavabo, con una camiseta de tirantes que deja ver sus musculosos brazos y sólo un bóxer blanco de cintura para abajo. Juan es el más fuerte del grupo, un chico grande en todos los aspectos, incluido el que ahora se marca en la tela de color blanco. Se puede intuir perfectamente el contorno de la herramienta que calza mi colega, y que lleva colocada hacia su izquierda. Me saca por lo menos 10 centímetros de altura y al entrar al cuarto de baño el espacio se reduce drásticamente pero no puedo salir puesto que él está en medio. Observo como se echa agua en la cara, la cual cae mojándole la camiseta. Juan maldice al tiempo que se quita la camiseta, dejando al aire un torso moreno bien definido por las horas de gimnasio, con el pelo del pecho y los abdominales recortados casi a ras. Al levantar los brazos para acabar de sacarse la camiseta un ligero olor a sudor llena el pequeño espacio en el que nos encontramos, y sin saber por qué mi polla da un bote que no pasa desapercibido, ya que sólo llevo un pantalón de deporte corto en el cual la tienda de campaña es imposible de disimular.
Juan me mira el paquete con descaro, y se acerca reduciendo la distancia entre ambos a un mero palmo, con lo que puedo oler el ron en su aliento cuando me habla en voz baja y grave.
-Es una mierda esto del pacto de honor, ¿no crees? Estás caliente a más no poder y no te puedes ni desahogar –dice mientras se soba lentamente el paquete, pasándose la mano desde la punta hasta la base de la polla, y masajeando sus huevos. Yo no pierdo detalle, en silencio-. La única opción es conseguir ligarse a alguien. Aunque… también está la opción de que te hagan un favor.
Levanto la vista de golpe y me encuentro su mirada inquisitiva. Mi boca está seca, noto que respiro más rápido de lo normal, y quiero decir que no pero otra vez mi polla hace lo que quiere y da un bote en el pantalón como aprobación. O eso parece entender Juan, que alarga su manaza y me agarra el paquete por encima del pantalón, apretando y masturbando suavemente mi rabo. En ningún momento me planteo pararle, en parte porque mi mente se ha puesto en blanco, en parte porque me muero de ganas de descargar, así que le dejo hacer incluso cuando agarra mi mano y la lleva a su paquete, que parece estar palpitando ansioso. “De perdidos al río” me digo a mi mismo, y me acerco más a él quedando nuestros cuerpos a escasos centímetros. Le bajo el bóxer, comprobando la dureza de sus nalgas en el proceso, y al agacharme su polla queda cerca de mi cara, por lo que puedo notar perfectamente ese olor tan característico después de casi todo un día de reclusión. Decido quitarme también mi pantalón mientras él acaba de sacar su gallumbo para estar más cómodo, y pronto volvemos a tener cada uno la polla del otro en la mano. Ambas muy similares en forma y color, pero a diferente escala. La suya también está brillante y pringosa de pre, aunque no es como la mía que suelta goterones cada poco que Juan no duda en repartir por toda la longitud de mi rabo, haciéndome gemir en el proceso. Decido entregarme al placer, y sin dejar de pajearle apoyo mi frente en su hombro con los ojos cerrados y con mi mano izquierda me aferro a su culo. Me devuelve a la realidad cuando me susurra al oído un rápido “vamos al sofá” y sin darme tiempo a reaccionar me agarra del culo y me carga sin problemas, de manera que mis piernas rodean sus caderas y mi polla roza contra sus abdominales mientras me lleva hacia la sala de estar, donde hay varios sofás. Pese a que me avergüenza esta posición, no puedo evitar cierto morbo en el hecho de que me pueda manejar a su antojo sin problemas.
Me suelta en el primer sofá que pilla, pero se mantiene entre mis piernas, recostado sobre mi. Puedo notar su dureza contra mis nalgas, resbaladiza por el preseminal, y como se desliza hasta colocarse entre ambas nalgas.
-¡Ni se te ocurra! –le digo, de golpe totalmente tenso.
-Tranquilo, que sólo quiero frotarme, de verdad. Ya verás que se siente bien. Te prometo que no iré más allá.
Le miro con desconfianza, pero ha retomado la paja que me estaba haciendo y la verdad es que los roces de su polla en mi raja se sienten bastante bien así que me dejo caer hacia atrás, cerrando los ojos y rindiéndome al placer. Noto como la polla de Juan puntea levemente mi ano al ritmo al que lentamente me pajea, deslizando su mano desde la base de mi polla hasta la cabeza, descapullada. Me muerdo el labio para evitar gemir cada vez que pasa la mano por la cabeza de mi rabo a la vez que su polla empuja levemente contra mi culo, y Juan pega su frente contra la mía, respirando agitadamente junto a mi boca.
-J-Juan, me falta nada… -le digo entrecortadamente-. Me corro. ¡Me corro!
Noto como el primer trallazo sale disparado pero no como cae, por lo que supongo que lo ha recibido Juan de pleno en su cuerpo. Cuando estoy disparando el segundo mis ojos se abren como platos al notar que Juan ha aprovechado que en el éxtasis del orgasmo he relajado mi esfínter y presiona hasta conseguir meterme la cabeza de su polla. Un quejido de dolor intenta escapar de mi boca pero Juan comienza a morrearme para acallarlo, y yo solo puedo seguir corriéndome mientras noto como Juan bombea rápido y corto su polla en mi culo, sólo la cabeza dentro, pero suficiente para comenzar a gemir en mi boca mientras se corre descontroladamente dentro de mi.
Me parece perder la noción del tiempo, el orgasmo ha sido brutal y larguísimo,  Juan aun se recupera con su frente contra la mía y su polla en mi culo. Espera, ¿su polla en mi culo?
-¿¡Que coño has hecho cabrón?! –le increpo apartándole de un empujón, tomando súbita conciencia de lo que acaba de ocurrir. Juan intenta decir algo pero le vuelvo a empujar, quitándole de mi camino y yendo a rescatar mi pantalón del baño. Necesito dormir y olvidar todo esto.

Por:  Garion de Riva

lunes, 4 de diciembre de 2017

Cuatro pollas para mi boca y culo

Sucedió haca ya unos años en mi ciudad de vez en cuando se organizan grandes orgías de todas tendencias, estas se suelen hacer en algún chalet o casa de pueblo en las afueras del término municipal, supuestamente a esta fiesta que acudí era de bisexuales, estaríamos unas 19 personas y solo cinco mujeres yo había llevado mi arnés de doble polla por si alguna mujer me quería follar cosa que me encanta hacer pegging, bastante bien organizada, no falto bebida, refrescos y hielo, así como “tente en pie” tal como íbamos entrando en una habitación a propósito nos desnudábamos, coincidí ahí con varios tipos y una mujer que acompañaba a un tipo, hubo uno que me llamo poderosamente la atención su descomunal polla “pensé” a este tipo me lo tengo que hacer, la tipa también se fijo y ni corta ni perezosa ahí va mientras le susurra no se que al oído le coge la polla, ahí que se arrodilla y comienza a mamar, ver como le iba creciendo en la boca de esa tipa me puso a mil, pero “pensé” ya te pillaré.

En realidad la orgía se convirtió más de gay, mejor conforme entrabamos en una de las salas ahí estaba ya todo el mundo en bolas mirándonos dejando divagar nuestra mente y ojeando por quién y como empezar, para animarnos nos pusieron “perreo” (reggetón) y ahí eso de mover la chapa me pone, no es por nada se me da bastante bien, yo fui porque en las orgías bisex siempre hay tíos que le va más un culo de tío que otra cosa, no fui con idea de estar con tías, en todo caso me follara una tía, mi arnés de doble polla lleva una polla de 16 cm largo x 4,5 cm grosor y otra de 13 cms largo y 4 cms grosor par la tía de tal forma que cuando ella te folla se mete también “su polla” en el coño y recibe su propio placer, pues no lo use, no había ninguna tía que mereciera la pena proponérselo se veía fueron a pillar pollas ...bueno como yo jajajajaja.

Estando bailando “solo” y moviendo mi chapa se me acerca un tipo por detrás y me pone su paquete ahí imaginar donde, ufffff ya lo note morcillón, así que venga a mover mi culo restregandolo por su paquete y bueno ya sabéis al hacer eso hay de doblarse, así como hacía delante, ahí que se acerca otro tipo y me pone todo el paquete a la altura de mi boca, diablo esto ya empezaba a gustarme, ahí sigo al ritmo de la música moviendo mi chapa que noto como va en aumento “eso” y claro una polla nada mal delante mío ¿a ver que hacéis?, así que al que tengo delante le hecho mis manos a su cintura y comienzo a mamarle su polla sin dejar de mover mi chapa, nos salimos de la pista a un rincón ahí delante de todos me pongo en cuatro y polla por el culo y boca y yo como una puta perra disfrutando de lo lindo como el que me estaba follando el culo llevaba puesto condón se turnaron el que mamaba se puso goma y me vino a follar el culo y el otro paso a mamarle, estando así viene otro tipo se mete debajo y me comienza a mamar mi polla que estaba bien dura, el tipo que me follaba estaba ya a punto y al que mamaba más o menos igual deje de mamarle y le dije no te corras en la boca, correte en mi cara, el tipo que me folla se corre y se baja abajo a chuparme con el otro joder!!!!!!! que gustazo ya estaba a punto en esas al que yo chupo me saca la polla de la boca llenándome toda la cara, de leche que había bastante y los otros dos mamando mi polla, me aguante un poco más y volví a chuparle la polla dejando su capullo limpio y reluciente, ahí como ya me me venía ya quise sacar la polla de la feliz mamada me estaban dando pero uno de ellos el que se puso debajo a mamarme no quiso retirar su boca y me corrí en su boca, vaya lechada debí darle porque el tipo se levanto con mi leche le salía por la comisura de sus labios y chorreaba por la barbilla, total nos fuimos al baño y después volvimos a la sala, yo me hice un rum con naranja y ojeaba lo que había en la sala y descubrí otro tipo bien, pero que muy bien montado.

El tipo que había visto mientras nos desnudábamos, se estaba morreando con un tipo pensé uffff es la mía me acerco y le digo te importa se te mamo la polla, el tipo sin más me pone su mano en la cabeza indicándome que me agache y eso hice se la pille por los huevos y me metí su capullo en la boca, sujetaba con mis labios su capullo mientras con la punta de la lengua jugaba haciendo circúlitos sin dejar de masajear sus voluminosos huevos vaya pollón se gastaba el tipo, mientras le chupaba me imaginaba ese rabo en mi culo, como si hubiera adivinado mi pensamiento deja de morrearse y dejo colgado al otro tipo (eso no me gusto, pero bueno) me levanta, me pone contra la pared, me hace abrir las manos y piernas apunta y de un golpe me la mete todo, joder!!! el grito que dí ya estaba dentro toda y empezó a bombearme bien duro y rápido, con toda dentro sus 22 x 5 (me lo dijo más tarde) se para en mi ojete y empieza a moverse como en círculos ahí toda dentro joder que placer, después empieza a sacarla muy despacio, milímetro a milímetro y sentía muy rico como iba saliendo, el muy cabrón cuando ya le tenía casi fuera da un empujón bien fuerte y otra vez esa barra de carne dura dentro de mi culo, así me tuvo yo que se el rato y mira que le pedía se corriera ya, me daba igual no llevara condón que se corriera fuera o dentro, pero que se corriera, cuando llego el momento el muy vorde cabrón saca la polla de mi culo me hace poner de rodillas y se corrío en mi cara joder!!!!!!!!!! que leche tan espesa y cantidad así que le limpie el capullo bien limpito. (debo aclarar que me higienizo mucho cuando voy a follar y en mi culo no hay ni una traza de “lentejitas)

Ya me había tomado unos tragos tenía la boca así como rara y el culo uffff asícon otro trago en la mano me voy a bailar “solito” había de música housse, ahí estaba contorneando mi cuerpo y se me acercan dos tipos, me dicen te hemos estado viendo somos tres amigos y nos gustaría estar contigo ¿te atreves?, pues claro me atrevo, pero dejarme descansar un rato tíos y así fue, vi como tres tipos estaban disfrutando de una tipa que esta debía estar en la gloría y en un momento dado le hicieron una doble penetración que la tipa se subió por las paredes, joder!!!!! pensé así voy estar yo dentro de poco seguí mirando el panorama y pasee a ver otras habitaciones que había y dos tías más con respectivos machos culos y bocas pilladas, me excite, decidí volver a la sala y buscar esos tipos y meternos en faena y veo al pollon de antes solooooo no me lo podía creer, me acerco y le digo tío voy hacer un gang bangcon tres tíos te animas, me mira así como raro y me dice “si que eres zorra” le contesto y muy puta viciosa, ¿te animas?, si claro me dice, así que voy a donde esta uno de los tipos que me hizo el ofrecimiento y le digo cuando querías vamos he traído un amigo, seríamos cuatro ¿os importa? ...no que va y donde lo hacemos ¿delante de todos? Como hacía buen tiempo me dice sabes que vamos hacer un doggingen el jardín ¿te va?, pues claro vamos.

Oh!!! sorpresa el otro amigo era el otro que le mame la polla que también la tenía considerable sobre los 20 cms y pensé vaya pollones voy a disfrutar, a ver los otros dos no es que no la tuvieran mal que va, el uno sobre los 17 y el otro sobre los 15 muy cabezona y gorda eso sí, nos vamos para el jardín en un rinconcito ahí los cuatro de píe magreandonos bueno más bien yo ahí tocando pollas, total me pongo de rodillas y empiezo a mamarles la polla, me meten dos pollas en la boca mientras sobo la otras dos pollas, se turnan y así seguimos hasta que el de la polla cabezona se tumba y me dice, ven aquí so perra y cabalgame dicho y hecho ahí que voy pero joder semejante capullo no entraba me ensaliva bien y nada que no había manera entrase y me hacía daño, más saliva y por fin entra que dolor senti ostia pero entro ya lo cabalgaba y empezaron a ir metiendo pollas en mi boca, ahora uno, luego el otros y así, mi culo ya se había acostumbrado a semejante capullo y mas cabalgaba su rabo más me esmeraba en las chupadas, va el pollon el más grande y dice, pongamoslo en cuatro y nos vamos turnando para follarlo, joder!!!!!!!!!! eso si que prometía, así que ahí voy buscamos algo en done apoyarme bien y estar cómodo pero no encontramos nada salvo un gran plástico que doble bien y me sirvió para las rodillas, ahí puesto en cuatro como una perra, el primero que entra en mi culo el “gran pollón” la mete de una sacudida que me levanta, afortunadamente mi culo ya estaba dilatado y abierto, empieza a bombearme bien y el otro que me mete la polla en su boca como pude acompase las sacudidas me daba en el culo para chupar polla, “imaginar el cuadro” un tío con la polla dentro mi culo, dos con el rabo duro esperando turno y el otro con su polla en mi boca, más no podía pedir, el tío ahí dándome bien duro no parecía querer salir jajajajaja, cambio de turno el se sale y enseguida entra la otra polla, el que mamo se sale y me entra en la boca el “gran pollón” así estaríamos como media hora o algo más, hasta que empezaron a correrse todos en mi culo, se corría uno y venía a que le limpiará el capullo, con toda leche dentro del culo, entraba el otro, mi culo estaba ya “imaginar” entre lo abierto, dilatado y relleno de leche, disfrute de lo lindo pero ellos los cabrones no se quedaron atrás, mi culo no dejaba de sacar leche y me chorreaba por todo.

Ya era sobre las 11 de la noche y en verdad estaba roto, destrozao y cumplido me fui al baño cepillarme los dientes y duchar aún salio leche joder!!!! desmonte la alcachofa de la ducha y me metí la manguera por el culo “un enema” para limpiarlo bien, salí para despedirme y me encontré con el gran pollón le dije si quería nos viéramos algún día y me dijo, claro me dio su n.º tno y yo el mío, ya me fui y al sentarme en el asiento del coche, me di cuenta de lo resentido tenía el culo, esa semana estuve toda la semana a dieta.

jueves, 31 de julio de 2014

Noche en un bosque con un maduro casado

Antes de nada disculpar por las faltas que pueda haber este es mi primer relato, pero veridico totalmente.
Empezare presentandome, soy un chico de mallorca tengo 32 años(mi nombre no lo dire por discrecion ya que la isla no es muy grande)soy un chico gordito mido.1.70 peso casi 120kg. apesar de estar gordito no me considero feo,soy bisexual con pareja estable actualmente.
Lo que os voy a relatar me ocurrio hace unos 6 años, pero lo recuerdo al detalle como si hubiese sido hoy,me encontraba soltero aquella temporada y diafrutaba todo lo que podia. Era una tarde de jueves a pricipio de mayo, recuerdo que hacia calor y no me apetecia salir de casa y me conecte a un chat para pasar la tarde en casa.Entre y como estaba algo excitadillo me puse de nick gorditobisex,me presente y al momento me entro un privado de un tal maduroxrellenito.
M-Hola buenas tardes gordito
Yo-buenas tardes, que tal?
M-bien gracias,estoy buscando a un chico rellenito que sea pasivo y discreto(estoy casado)tengo 51 años. te importa mi edad?
Yo- en absoluto la edad es lo de menos jeje, lo importante es la discrecion y el morbo.
M- bien, me alegra que te gusten, mi mujer hace algun tiempo que en la cama no me da lo que necesito y tengo algun que otro morbo.
Yo-ah si ? que bien, bueno yo la verdad ando cachondete y no me importaria quedar, me considero pasivo soy moreno 1.70 y 113kg.
M-mmm,me gusta mi fantasia es hacer algo al aire libre en algun bosque o descampado discreto...te gustaria?
Yo- claro que si soy todo tuyo,dime que quieres hacer,
M-te gusta usar alguna prenda intima de mujer?
Yo-nunca me he puesto pero tengo algun tanga x aqui d mi expareja.
M- bien,pues me gustaria que en nuestro encuentro lo llevaras puesto,me gustan algo sumisos y que se dejen llevar.
Yo-ah bien por mi no te preocupes soy todo tuyo.
M-Bien, pues esta noche quedamos a eso de media noche en..... llevare coche.....(suprimido por discrecion)por favor no me dejes tirado que estoy a tope y hoy le dire a mi mujer que quedo con un amigo para vernos.
Yo-no te preocupes ahi estare. hasta luego.
M.hasta luego.
Esa tarde ya estuve cachondo toda la tarde,deseando que llegara media noche,casi ni cene, me fui al baño me afeite me duche, me hice un enema para estar limpio por dentro, me puse el tanga y me vesti.El reloj ya daba las 23.30 asi que me fui para alli tranquilamente.
Habiamos quedado en una zona muy apartada y boscosa,llegue y aun no habia llegado, aproveche para fumarme un cigarro para relajarme, el corazon me iba a mil al ver q se acercaban unas luces, y si era el,se paro justo detras y paro el coche.
Me baje y fui a la parte delantera de mi coche y el se bajo del suyo.
Yo-hola
M-hola putita,ponte de rodillas
Sin mediar palabra me arrodille,le desabroche el pantalon,le baje un poco el pantalon y el calzoncillo y se la saque,menuda polla se gastaba el madurito la tenia solo medio empalmada y era grande,sin pensarlo empece a lamerla poco a poco desde los huevos hasta la punta,le debia gustar porque enseguida se le puso dura como una piedra le debia medir unos 21cm y algo gordita,me la meti en la boca y no me entraba ni la mitad vaya pollon.Solo escuchaba su respiracion y algun gemido leve.
M-mmm sigue asi que lo haces muy bien, que golfa y guarra que eres..te gusta mi polla?
Yo solo pude asentir con la cabeza mientras me pedia que siguiera, yo seguia mamando ese pollon y excitandome muchisimo de como ese madurito me hablaba y trataba como a una perra, nunca lo habian hecho y eso me ponia aun mas.
De repente me ordeno parar, se quito toda la ropa y me ordeno que me quitara toda la ropa menos el tanga,y asi lo hice,
M-ponte con las manos sobre el capo del coche y dejate hacer,asi lo hice,me empezo a acariciar la espalda,paso las manos por delante y me agarro las tetillas diciendo
M- umm vaya tetas q tienes zorra.
Siguio y con una mano me acariciaba y cogia mi culo dandome algun azote suave, que me excitaba aun mas,le daba algun tiron suave al tanga rozandome el ojete, me acariciaba los huevos, se agacho detras de mi y me dijo
M-vaya coño que tienes, sera todo mio esta noche.
Yo- mmm si hazme tu zorra,tu hembra.
Me aparto el tanga y empezo a lamerme el agujero,uff que placer que sentia en ese momento vaya lengua,estuvo un rato y empezo a meterme un dedo, luego dos y metio un tercero.
M. vaya coño que tienes zorrita, que bien dilata.
Se puso un condon y acerco la punta a mi agujero,yo estaba cachondisimo deseando que la metiera, me agarro de las caderas para que no me fuese hacia adelante y empezo a meterla suavemente hasta la mitad y lo que quedaba me la clavo de golpe.
Yo.. uhhhh,mmmm
Se me escapo un gemido como el de una mujer, pero no me importo ya que estaba a tope y estabamos solos y nadie podia oirnos.
Empezo a bombear dandome algun azote en el culo diciendo..
M.. te gusta zorra? vaya coño que tienes mas rico y tragon.
Yo.. mmm si follame como la zorra que soy, vamos.
el me follaba y de vez encuando paraba un poco,supongo que era para no correrse, la sacaba entera y la metia de golpe,cada embestida me y follada me hacia gemir como una autentica zorra pidiendo mas polla de su macho, de repente la saco bruscamente y me dijo.
M-ponte de rodillas que voy a correrme.
Yo obedeci, se quito el condon y me hizo abrir la boca, puso la polla en la entrada de mi boca y empezo a caerme dentro chorros y chorros de leche, nunca se habian corrido en mi boca, y con lo cachondo q estaba no me desagrado.
M.tragatelo golfa.
Dude un instante pero obedeci y me lo trague, me la metio en la boca y me pidio que se la limpiase, cosa que hice sin rechistar.
M- buena zorra ponte de pie y sacatela pajetate para tu macho.
me la saque, la tenia super mojada, me empece a pajear y el se puso detras de mi y empezo a restregar la polla de nuevo por mi culo diciendome al oido.
M-has sido una buena zorra mm te gusta esta polla eh? vamos correte sintiendo la polla de tu macho por el coño.
Yo.. mmm si
mientras se restregaba me cogia las tetas mmm no tarde en correrme estaba cachondisimo.
Yo.. mmm me corroo me corro ahhhh.
ufff vaya corrida que me pegue.
Nos vestimos y nos fuimos, nunca volvi a coincidir con el pero me encanto,
Comenten si quieren o agregueenme. en breve publicare mas experiencias, espero os haya gustado.
FIN.

domingo, 27 de julio de 2014

Entre la espuma de las olas.

Tras mi primera experiencia en aquella estación, el verano se presentó de inmediato mucho más interesante. Tras un tiempo de reflexión asumí que aquella experiencia había despertado en mi, muchas cosas, cosas nuevas, deseos que no sabía que tenía, pensamientos explícitos que hacía que las noches de verano se me hicieran eternas, masturbarme nunca me resultó suficiente después de aquello.
Bajaba a diario con mi familia a la playa, pero al atardecer siempre me quedaba un rato más en la orilla después de que ellos se fueran a casa. Estaba buscando sentir de nuevo ese miedo mezclado con el placer del sexo recién descubierto, me había vuelto mucho más directo, miraba a casi todos los hombres que por allí pasaban aunque muchos de ellos ni me gustaran. Mi obsesión se centró al cabo de unos días en un treintañero que llegaba a la playa cuando el sol caía, siempre hacía lo mismo, nadaba durante una media hora y luego esperaba a secarse tumbado sobre su toalla.
 Me volví loco por aquel hombre, no estaba seguro de si era o no gay ya que no me devolvía casi nunca la mirada, pero esos brazos y esas piernas tan grandes y fuertes sacaban lo peor de mi, me empalmaba cada vez que aparecía, yo lo contemplaba desde mi toalla fijamente, hubo veces en las que noté que se sentía incómodo con mi presencia, pero yo no podía evitarlo, fantaseaba hasta correrme con poder bajarle el bañador.
 El asunto seguía en mi cabeza cuando de repente dejó de aparecer por la playa durante 3 o 4 días, yo sin embargo seguía pensando en su pecho con mucho vello, su pelo negro y sus piernas, las mejores que haya visto nunca. Pasaron los días y el final de mis vacaciones en la playa se acercaba, el sol caía y yo me quedaba esperando volver a verlo. Una de esas últimas tardes volvía a mi casa cuando de repente me crucé con él, se dirigía a la playa y no sé si fueron mis ganas o sucedió realmente como lo recuerdo, pero sentí que su mirada me decía que volviera a la playa, que quería que lo observara de nuevo. Me paré en seco y sin pensarlo demasiado di media vuelta y me dirigí de nuevo a  aquella orilla, el me vio llegar, me dio mucha vergüenza, sabía que estaba volviendo por él, me había visto caminando en la dirección contraria y ahora estaba en aquella playa de nuevo. Esa vez fui más cauto, no me atrevía a mirarlo demasiado, me daba miedo su reacción, así que esperé a que se metiera al agua y fue entonces cuando lo vi de espaldas con aquel speedo que no había visto hasta entonces. Mi mirada subió por sus gemelos fuertes, pude ver por fin sus muslos tenía mucho vello negro como en el pecho, y de repente allí estaba su culo, este nuevo bañador se metía un poco entre sus nalgas y marcaba cada una de ellas, parecía tan duro, que era incluso mejor que lo que había podido intuir hasta ese momento.
El comenzó a nadar y yo no podía aguantar hasta llegar a casa, estaba tan empalmado que decidí correrme allí mismo, me metí en el agua, me bajé el bañador y comencé a masturbarme despacio, no quería que los pocos que quedaban en la orilla lo notaran. Me fui metiendo más y más en el mar y cada vez estaba más cerca de aquel hombre, nadaba algo lejos a mi alrededor. Pero de repente paró su braza en seco a unos cuantos metros de mi, me miró fijamente y comenzó a nadar de nuevo, venía hacia mi, me subí deprisa el bañador, me dio miedo cual podría ser su reacción quizás lo de aquella tarde había sido demasiado para él y quería advertírmelo, me quedé quieto como si nada, esperando a que llegara, cuando sacó su cabeza del agua, me miró y dijo:
-Creo que ya es suficiente, he visto lo que has hecho y no me gusta. Nos sé que quieres conseguir, pero conmigo te has equivocado.
Fue educado, claro y conciso, tanto que no pude evitar sentirme avergonzado y no supe que decir, entonces él siguió hablando.
-He visto como me miras cada vez que vengo y me haces sentir incómodo, eres demasiado joven para comportarte así y no quiero que te busques ningún problema, deberías cambiar tu actitud.
Entonces le paré y comencé mi disculpa, fui más sincero de lo que esperaba.
-Tiene razón, lo siento, me he pasado, supongo que he malinterpretado la situación, es evidente lo que he estado haciendo estos días y no volverá a pasar, le pido disculpas.
El empezó a nadar de nuevo de camino a la orilla, de repente volvió a parar miró hacia atrás y añadió:
-Sabes quizás no has malinterpretado la situación como dices, quizás es solo que yo no estoy preparado para algo así.
Lo entendí como un paso hacia adelante. Esperaba que yo le dijera algo, así que contesté:
-Se a lo que te refieres yo no hago esto tan a menudo como puedes haber llegado a pensar, simplemente me gustas y no he podido evitar comportarme así.
Se acercó un poco  y con un tono más calmado respondió:
-Si te soy sincero tú también me has llamado la atención, pero te juro que  es la primera vez que algo así me pasa por la cabeza, de echo estoy aquí de vacaciones con mi novia y otras dos parejas, a eso me refería con lo de que no estoy preparado.
Estaba claro, tenía miedo, casi tanto como yo, pero esperaba que yo tomara la iniciativa. Le dije que se acercara, nado hasta estar frente a mi y contesté:
-Entiendo lo que quieres decir, pero también sé que has parado de nadar y has vuelto hasta aquí, supongo que ambos esperamos que ahora pase algo.
Cogí su mano y con mi pie acaricié su paquete, el cogió mi pie y lo presionó aún más, ya la tenía dura, se notaba a la perfección. Se acercó tímido y me besó rápido, miraba hacía la orilla con temor de que alguien nos viera. Se bajó el bañador hasta la mitad de los muslos y llevo mi mano hacia su entrepierna, no decía nada solo me miraba fijamente esperando ver mi reacción, yo empecé a masturbarle, me acerqué más y comencé a tocar sus testículos, eran grandes, tenía mucho vello, mis manos que no son muy grandes, se llenaban con su miembro y él comenzaba a dejarse llevar. Me metía la mano en el bañador con muchas ganas, le gustaba mi culo, eso me decía mientras lo apretaba, yo estaba muy excitado, era demasiado bueno, era todo lo que puedes esperar del físico de un hombre y se había entregado sin problemas.
 Me gustaba tanto que mientras escribo esto aún me estremezco, lo del hombre de aquella estación estuvo bien, pero esto era completamente diferente. Le pedí, casi suplicando que me metiera el dedo en el ano, alguna vez lo había intentado al masturbarme pero no me gustaba del todo hacérmelo a mi mismo, él lo hizo obediente, fue delicado para no hacerme mucho daño, pero tenía los dedos muy grandes y fue bastante doloroso, cuando por fin consiguió hacerlo le dije que no lo moviera que simplemente lo dejara ahí, él me dijo que me estaba sintiendo, que se iba a correr muy rápido, no me hizo caso comenzó a mover el dedo,  yo no pude evitar gemir muy bajo.
Estábamos muy cerca y las pocas personas que quedaban en la orilla notaron seguro lo que estaba pasando, pero eso dejó de importarnos. Me pasó algo que nunca antes me había pasado, me corrí sin siquiera tocarme, el tener su pene entre mis manos y su dedo dentro de mi moviéndose rápido fue suficiente, apreté el ano al correrme él lo notó se percató de lo que estaba pasando me miró y me dijo que mirara hacia abajo y entonces pasó al momento se corrió, el semen se mezcló con el agua de aquella playa y enseguida nos separamos.
Nos pusimos los bañadores y nos miramos con una sonrisa nerviosa, me dijo que le había gustado, yo le dejé claro que a mi también y tan pronto como acabé de hablar me dijo que tenía que irse, que pronto nos volveríamos a ver y se fue sin más. No sabía nada de él, nada que no tuviera que ver con su cuerpo y supe que probablemente no lo vería de nuevo, su miedo seguro le impediría volver a enfrentarse a algo así durante un tiempo. Esta era ya la segunda vez, el riesgo de lo desconocido se convirtió en mi peligrosa afición.
 
Por: Dauren

viernes, 25 de julio de 2014

Me dediqué a darles todo el placer que necesitaban

Y comenzó a nevar y a nevar... y parecía evidente que nos quedaríamos en aquella cabaña perdida en medio del monte por días, meses o semanas. José y Julio eran dos hombres de montaña, fuertes y hábiles en sobrevivir ante cualquier clima o escenario adverso... así que estuve tranquilo hasta que me preguntaron ¿Nico, vos como vas a contribuir?.
La verdad es que yo no tenía qué hacer en aquel sitio y clima hostil. Yo era un hombre de ciudad, experto en computadoras, de contextura delgada, algo petiso, que había visto ena un revista la promoción de un viaje aventura y ahí había quedado yo, perdido en medio de la montaña con dos desconocidos...
Yo contesté que podía pagar, luego de terminado el temporal, el costo de la comida y el alojamiento, ellos rieron y dijeron, “aquí necesitamos una mujer”.
Dios, qué humillación, pero que excitación, a qué se habrán querido referir?. Comencé a sentir un calorcito dentro mío... Bueno, dije yo, como disimulando, puedo cocinar y limpiar si quieren... no soy experto pero algo podré hacer...
Dale, comenza a preparar algo para esta noche dijeron... y entonces comencé a investigar a ver qué había en la alacena, en la heladera. Encontré arvejas, queso, jamón, comencé a cocinar... ellos me veían, como esperando no sé qué... hasta que no me aguanté y pregunté: desean algo?... si contestó Julio... quítate la ropa ... queremos ver tu cuerpo?... yo simule indignación... QUE?... pero QUE ES ESTO?... se acercaron ambos, me abrazaron fuertemente, no se si fue una muestra de cariño o de poder, pero me encantó... solo dijeron.. .dale, no seas mala (me encantó el femenino)... danos el gusto...
Cuando me largaron...  Jose tiro unas prendas al lado mío... eran de mujer... eran de su ex novia, me aclaró... "te van a quedar hermosas... dale"...
Uf... tiré mis ropas, una erección importante asomo sin disimulo... tome lo que ellos me habían dado... vi una tanga, unas medias, un ligero, y una remerita que llegaba hasta el ombligo... todo me quedo muy bien... me senti sexy, desead@, apreciad@. Que placer estar vestid@ de mujer frente a dos hombres deseosos. Comencé a provocarlos. Cuando buscaba algo, arqueaba mi cola más de lo necesario, cuando me paraba, me paraba como mujer, sacando la cadera. Me volví a revolver la olla, y luego me agache como haciéndome de buscar algo... me piropearon, me alabaron mi cola, me decían que los tenía a mil, re excitados.... y ahí José se acercó y tomo en sus manos el cucharón y me indico vaya con Julio... y Julio tenía una sonrisa pícara en sus labios... me abrazo y me llevó a la cama...todo en un solo ambiente... lo haríamos frente a José.
Me mostró su pene, ya erecto y fuera del pantalón, no necesitó preguntar, lo tome con mi mano derecha y lo introduje en mi boca. Sentí su placer en mi boca, lo sentí disfrutar con mi masaje bucal... se le puso más dura, muy dura... se sacó la camisa, lo ayudé a sacarse el pantalón... volví a chupársela, le encantaba, me encantaba… le acariciaba los testículos y él me acariciaba el rostro… luego me dio vuelta y se suavemente tiró encima mío... me acariciaba con su pija en mi cola, mis piernas, mi espalda... me decía "que sorpresita nos trajo el temporal no?"... y yo gemía del placer... "te gusta?" me preguntó... le respondí con sinceridad y devoción "´si"... y ahí comenzó a penetrarme... haría todo y soportaría todo por dar placer a semejante macho... pero no fue necesario... entró sin inconvenientes... sí, dolió algo pero... el placer era mayor... es que este hombre no me estaba sodomizando, me estaba haciendo el amor... entraba su pene lentamente, con cuidado, y me besaba la espalda, la nuca, y me decía "estamos muy contentos de tenerte aquí"... "te va a gustar ser nuestra mujer"... "ya vas a ver... no te vas a querer ir".. Dios, dos padrazos y encima me tratan bien.
Lógicamente, cuando estaba por llegar comenzó a perder el control, comenzaron sus estocadas más fuertes, y lo sentí perderse en mi cuerpo, estrujarse en mi cuerpo... intentar dejar la última gota de placer en mi cuerpo.
Cuando terminó quedamos abrazados... su cuerpo encima del mío, bastante más grande, me tapaba enter@... me preguntó si había acabado y confesé que no... él quería entonces masturbarme, así, abrazados, pero me preguntó si quería hacerlo antes o después de atenderlo José....
DIOS, habíamos olvidado a José, pero él no se había olvidado de nosotros, observó todo, sentado y calladito, desde unos 2 mtrs de distancia. Ya tenía la pija parada, pero estaba tranquilo, tenía la paciencia del hombre hecho y derecho... esperaba su turno...
Se acercó a la cama y antes que nada le pregunté... en qué posición me queres?... y él me dijo, te quiero limpita... anda al baño... y corrí al baño, y me limpié bien la colita hasta que no quede rastro de nada... volví deseos@... y pregunté nuevamente, en qué posición me querés? y él dijo... tírate boca arriba, abrí bien las piernas.
Lo obedecí... me tiré boca arriba, abrí las piernas, me las tomé con las manos y las lleve para arriba... él me miraba con esa mirada inconfundible de macho que decía "te voy a hacer mía"... dios... se tiró encima mío y sin más preámbulo comenzó a puertearme...
Me penetro de una, sin brusquedad, pero sin contemplaciones. No era el hombre fuerte pero sensible en el uso de su cuerpo que era Julio pero, igual me encantaba, pues me besaba en la boca, como si fuera su novia... me decía que se sentía muy bien dentro de mi culo ... y yo me estaba volviendo loc@ con ese mete saca y los chupones que este machote me daba... deslice mi mano derecha, quería masturbarme, pero José se dio cuenta y me lo impidió... aún no se por qué…
Estaba al borde del éxtasis... sentía sus embestidas fuertes, reacias, junto con su personalidad dulce en sus besos... me sentía querid@... apreciad@, y ahí sentí su eyaculación... al igual que Julio, José también, en ese momento, perdió el control, y comenzó a embestirme como si fuera un objeto inanimado, que hay que romper porque ya no sirve... me hizo daño, algo, no mucho... pero puedo soportar mucho más.
Luego de terminar, se tiro a mi derecha, sin dejar de abrazarme... y recabo mi pene erecto... lo tomo y me masturbó mientras me besaba... acabé al toque... me preguntó si me gustó... les dije que sí... "que les daría todo el placer que necesiten"...
El temporal se fue a los tres días, pero me quede dos semanas. Me cogieron cuando quisieron pues, jamás me hubiera atrevido a decirles que no a semejantes machos buenas personas. Planche, cocine y limpié para ellos. Ellos me alagaban mi comida, mi arte para limpiar, mi cuerpo y mi forma de coger (o de ser cogid@). Qué más se puede pedir?... pues... que sea para siempre... pero a las dos semanas me aclararon que no era algo permanente... tal vez alguna visita en el futuro?-

jueves, 19 de junio de 2014

Pasa un rato, me coje y dice me quiere... le creo.

Eran las cuatro de la tarde y estaba por irme a dormir, solo una hora… no aguantaría hasta que llegue la noche. Con mi pijama puesto, ahí estaba yo tapándome con la frazada hasta justo abajo de la nariz, sintiendo el ajetreo mundano de este barrio en vecindad a lo céntrico. Y justo ahí suena mi teléfono... veo quién es y no puedo dejar de contestar: Hola mi amor!, hola Bebe!... él siempre tan tierno.
Fabián es así, tierno pero apasionado, siempre aparece de repente, pero me hace sentir querido. Es un hombre ocupado, de esos “importantes”, siempre sstresado y ocupado.  Tiene un trabajo importante de oficina y se la pasa en reuniones y viajando.... y tiene a su gente querida esperando… pero en fin, aceptar y disfrutar lo que hay... disfrutar el escuchar su voz diciendo "paso en media hora, te va?"... y cómo no me va a ir?... semejante divino.
Voló mi pijama, y me coloque una medias negras que me llegan arribita pasando un poco la rodilla que me gustan como me quedan, un shortcito de lycra gris que me erotiza de solo sentir el tacto con mi piel, y una remera hasta el pupo de color blanco que me queda re sexy... sí, a él le va un poco el look androgino y a mí me gusta complacerlo.
Cuando escuche el sonido de la llave en la cerradura, me levante... lo vi con su traje gris de oficina…  corrí a abrazarlo... puse mis brazos alrededor de su cuello, y le estampe un besote, que él me devolvió multiplicado por mil, mientras me tomaba con sus manos de mi cadera... con firmeza, como tomando algo que quiere mucho, y que le pertenece... él tiene esa habilidad de hacerme sentir querido, apreciado.
Le dije que le estaba preparando un licuado de banana con leche, y unas tostadas... y corrí a controlar que no se me quemaran... mientras prestaba toda mi atención a esa labor doméstica, el muy guacho me estampo dos nalgadas que me hicieron ver las estrellas de placer... -esa mano derecha en mi nalga derecha... dios...- y se retiró al baño sin explicaciones.
Saque las tostadas, y serví el licuado en un vaso...  lo esperé ansioso sentado que salga del baño... salió ya casi desnudo, solo con ropa interior (boxer)...dios... no me cansaré nunca de ver eso...1,83 de pura virilidad, qué presencia, que estampa, un cuerpo cuidado -no musculoso-, bello por todo el cuerpo, un verdadero neardental más o menos domesticado aquí conmigo para jugar....
"Estás muy lindo", me dijo... "gracias por vestirte así para mí"... le conteste con un gracias, no sé por qué intentando ocultar el placer que me daba escuchar lo que acababa de escuchar... "es la verdad... es un privilegio tener un pibe así, lindo, dispuesto, buena persona"... uf... este tipo me tenía a mil y él lo sabía… quería ya chuponearlo entero, hacerle el amor... pero él lo dijo mientras masticaba sus tostadas y saboreaba su licuado... no era la verborragia típica del momento sexual... era un reconocimiento listo, llano, y sin intenciones eróticas... pero a mí me destripaba por dentro.
Ahí me pidió un desfile... camine por la cocina, moviendo un poco el traste (lo sé, es humillante... pero a él le encanta)... y sonriendo... me dijo “estás provocando que se me pare” … "epa, que lindas piernas... y esa cola... se nota estas yendo al gym"... "veni para acá, dale... no te hagas de rogar"… yo obedecí y él, mientras engullía una tostada, me sobaba las nalgas, suavemente, y luego me sentó sobre su pierna izquierda pero con la cola bien para fuera… asì mientras tomaba lo que le había preparado, me daba un chupón, de vez en cuando, y acariciaba mis nalgas... yo le besaba el cuello, y las oreja izquierda, y lo rodeaba con mis brazos...
Éramos como dos novios, que se aman y se dan cariño, ternura... excepto que no éramos novios ni nada, pues él es felizmente casado, y con hijos.
Me pidió me levante y lo espere en la habitación, ya sentado sobre la cama... él entro a los dos minutos, ya sin su boxer, y con una erección sin contemplaciones... y yo abrí mi boca como nave nodriza esperando a la nave exploradora... le di una mamana de antología, él parado y yo sentado... el suspiraba, suspiraba y suspiraba, y me tomaba de la cabeza, con suavidad, me pellizcaba los cachetes del rostro, me marcaba la intensidad de las penetraciones... y yo disfrutaba como ese miembro tomaba posesión de mí.
Al cabo de cinco placenteros minutos, me indico con leve presión de sus manos que me levantará… así lo hice… luego él se sentó y me colocó de una forma en la que mi culo quedara frente a él… “… soñé con este momento toda la semana” dijo, “quiero sacarte este pantaloncito lentamente”… y así lo hizo…  “qué bien te marca las curvas, qué sexy te queda”… “deberías probar con algo más cavado la próxima vez… te aseguro te quedara un espectáculo”… era su forma de pedirme usara una tanga…
A continuación, ya sin mi short (pero aún con el top y las medias) me pidió me coloque en la posición "cuatro", o sea, perrito... así lo hago, y él se coloca atrás de mí, y comienza a acariciar mis nalgas con sus dos manos... juega con ellas, no mi hoyito, con mis caderas... nunca con el pene… me dice que tengo unas nalgas muy gustosas, unas caderas muy armoniosas, que es la parte que más le gusta de mi cuerpo, que las cuide y yo le contesto que "así lo haré".
Y luego, en esas cosas misteriosas que tiene la vida... comienza a nalguearme fuertemente en la nalga derecha..., clap clap clap... y con cada una de esas "agresiones" yo contorneaba mi cuerpo, arqueaba mi espalda, y soltaba un breve "ay"... y luego castigó la nalga izquierda, y luego ambas... hasta que se cansó... y se tiró boca arriba al lado mío, y yo ya sabía que hacer...  tome su pene erecto a full con mis manos y lo introduje en mi boca... otra vez ese monumento a la masculinidad dentro de mi boca, saboreándolo... me coloqué de una manera en la cual podìa verlo directamente a los ojos, y así tener ese contacto visual que otorga intimidad, y él aprovecho para tomarme de las manos -su mano derecha con mi mano derecha, y su mano izquierda con su mano izquierda- y me impidió que lo siguiera masturbando... de ahora en adelante, solo sería mi boca... y mucho empeño que le puse... subía y bajaba mi boca y lo miraba con devoción, lo hacía con pasión, salivaba lo más posible, quería que sintiera que no hay nada mejor que mi boca... que mi boca era mejor que mi culo... o que la vagina de su mujer o sus mujeres... no lo sé... lo sentí comenzar a vibrar, lo sentí estremecerse... disfrute ese único momento en el cual sé... que él es mío, no hay lugar para otros pensamientos... somos él, yo y mi boca... y el placer que le proporciono.
No desperdicié ni una gota... se vino en mi boca y tome gustoso esa ración de leche. Como dije, no deje salir ni una gota... o al menos eso creí... cuando él termino de gemir y vibrar, y yo volví del cielo en que estaba y nos calmamos, vi un chorrito de semen deslizarse por el tronco y llegar a su testículo derecho.... así que avoque mi lengua a solucionar el error cometido, lamí su tronco hasta limpiarlo bien, pero me costó más trabajo su testículo pues, lleno de vellos púbicos, ... me tomo más tiempo, pero se lo deje limpito, como él siempre me lo pide.
Y se durmió, y yo también... así, yo abrazado a sus piernas, con mi rostro apoyado a la altura de su ingle, sobre su pierna derecha. Él boca arriba con su mano izquierda sobre mi cabeza... esa mano... como diciendo… “me duermo pero sé que estas aquí”.
Cuando me desperté... estaba tapado entero con una manta... y él me abrazaba por la espalda... dios... este hombre realmente se preocupaba por mí... así que no lo quise despertar... y me quede quieto, inmóvil... una media hora hasta que él despertó...nos besamos, nos re besamos, y abrazamos fuertemente… y comenzó a tocarme el culo y volvió a decirme "que lindo culo que tenes" ... y yo le conteste "si papi, gracias... es tuyo"... y sentí su miembro crecer, apoyado en mis piernas... y seguimos besándonos... y su miembro seguía a full...y ahí, sin que dijera nada, comencé a bajar por su cuello,  a los besos, por sus fuertes pectorales ...por su abdomen no tan marcado, hasta su polla... dios... no me cansaré jamás... adentro y a dar placer.
Luego de un rato me pidió otra vez me coloque en "cuatro", como un perrito. Él otra vez se colocó detrás mío, y sentí la punta de su verga en mi orificio anal... tire mi cuerpo para atrás... como quién da un claro mensaje no verbal "métela, estoy listo"... pero él comenzó a acariciar mi cola con su pene... así como si fuera una salchicha sobre un pan pebete... jugaba, me golpeaba las nalgas con su rabo, pero no me la daba... y empezó nuevamente con los chirlos en la cola de vuelta... y yo no sabía cómo decirle que no podía más, sentía como una necesidad vital que me penetrara, que me hiciera suyo... que sentía como mi cola pedía a gritos ser usada sexualmente por ese machote, sin contemplaciones o condiciones, que estaba lista, mi cola preguntaba ¿qué pasa?, ¿que hice mal?... no me hagas esperar....
Pero él seguía apoyándome su pene en mi cola, y nalgueándome ... pero de ponerla... ni hablar... así que di vuelta mi cara y le dije "papi..", pero me interrumpió y me dijo, "sentate otra vez bb"...
Obedecí y me senté de vuelta... y comencé a chuparsela de vuelta... él no necesitaba estimulación... solo quería que se la chupe porque le gusta... o por hacerme desear o no sé por qué...
Al rato volvió a pedirme me coloque en cuatro... me levanté, pero antes, con voz tímida, algo apagada, y con un inconfundible gesto de humildad le pregunte "amor...pero... me vas a hacer el amor?... él me abrazó, y me dijo que sí, obvio, que no me preocupe.
Así que por tercera vez me puse el cuatro, la colita bien en alto, esperando fervientemente que él la esté desando tanto como yo a su pija. Se puso atrás mío y me puerteó, y apoyo su torso en mi espalda y al oído -entre besos y besos al cuello- sentí su voz: "ahora mi querido chico va a tener lo que pidió"... y ahí sentí su glande empujar y ganar terreno en mi ano... "siiiiii"... dije, y él continuó entrando lentamente y pacientemente, con delicadeza, como si el ingreso a mi culo fuera una ceremonia que había que respetar y disfrutar... "la sentís bien?... yo estoy disfrutando mucho con tu cuerpo"... y no se lo dije pero claro que se sentía bien ese trozo de carne de macho invadiéndome, en pleno control y conciencia de sus movimientos… y ahí comenzamos un leve cambio, por el peso de su cuerpo no pude evitar estirar mis piernas y quedamos los dos tirados en la cama, él encima mío... le pregunte si le gustaba así, y contestó que sí... e inició fuertes estocadas que me hacían sentir como loco, deseado, útil, servil y querido... todo en uno.
Estuvimos unos quince minutos así… en mete-saca sabrosísimo, en plena comunión hombre-macho y su hombre-hembra. En una mezcla de excitación y paz. Cuando comenzó a agitarse por demás, cuando el éxtasis parecía alumbrar, prosiguió con su labia, entre jadeo y jadeo: "ahhh... todo hombre debería tener un chico como vos.. dispuesto... alegre.. servicial... comprensivo"... "y sexual, guarro... petero...con lindo cuerpito"..."no sé qué haría con todo el stress de la oficina si no fuera por vos y tu colita y tu boquita"... "un afortunado de haberte conocido y de quererte y que me quieras..."... "gracias por haberte mudado a cinco cuadras de mi casa"....
Y termino entre espasmos corporales intensos, entre gemidos, descargando toda su fuerza de macho en mí, gritándome "te quiero", y con mi cuerpito entre sus brazos.
Ya en la calma, me preguntó: "te tengo que decir que te quiero"??... "decímelo una vez más le respondí"... "te quiero"...
Y yo le creo... a pesar que no lo veré por una o dos semanas… él lo pasará con su esposa, hijos y tal vez algún amante varón o mujer... pero en mis entrañas siento soy el preferido... no se puede pedir más a un macho de ese calibre... yo estaré esperando que me llame de vuelta y me indique que debo prepararme para él.
Por ahora se irá, dará una vuelta y se ira a su casa... de aquí seguramente se llevará la cuenta de la luz o las expensas. Después de todo, ¿cómo puedo yo pagar un departamento –aunque sea dos ambientes- en este barrio pituco?.

jueves, 12 de junio de 2014

EL SAUNA y VAPOR del GIMNASIO

Fernando, mi vecino; llegó una tarde de fin de semana en que no estaba haciendo otra cosa que conectado al internet y chateando a lo bruto con quien sabe que personaje, posiblemente alguien en Turquía ó talvez mi vecino.
Yo estaba súper excitado, por lo cachondo de lo que contábamos en el chat; tenía ya como una hora de estar en eso y en ese instante, la puerta de mi cuarto se abre de un solo y Fernando entra de lo más alegre para decirme, que su padre le había dado de regalo de vacaciones y por buenas notas, una matrícula a un gimnasio muy bueno de aquí de Tegucigalpa y que como era una matrícula colectiva que se compraba en su trabajo, me dijo que podía invitar a otra persona que pudiera acompañarle, para que así; no estuviera solo haciendo pesas y demás.
La invitación me la estaba haciendo a mí, Yo acepté; pero primero lo comentaría con mi padre porque estaba ayudando en el taller y me había puesto un horario completo durante mis vacaciones.
Me dijo Fernando, que podíamos ir antes del trabajo o después del trabajo mío; el gimnasio abre muy temprano dijo, pero también cierra muy tarde, porque allí va mucho ejecutivo que después de sus trabajos hacen algo de ejercicio para botar el estrés del día.
OK, dije a todo eso; me parece estupendo.
Inmediatamente, el Fernando se puso a mi par para revisar las instalaciones del gimnasio; entramos a la página y era un mega edificio, para empezar, todo era puro lujo y todo de última generación, además era una de esas cadenas de gimnasios de que estés en el país que te encuentres, encontraras uno.
Nos pusimos muy entusiasmados y como era temprano aún, decidimos ir en ese mismo instante para estrenar la suscripción.
Fernando no había pensado en ir tan de inmediato, más bien parecía que el premio me lo habían dado a mí y no a él,  le presté una calzoneta y un traje de baño para que fuéramos a la piscina también; de hecho al ser favorecido por mi amigo al invitarme a acompañarlo, sí me había ganado un premio también.
Al llegar al gimnasio nos fuimos directo al área de pesas, un instructor se nos acercó y luego de la presentación nos indicó que las pesas no podían ser utilizadas en el primer día ya que podríamos tener lesiones por esfuerzo repentino, nos indicó que hiciéramos natación, aeróbicos y también que entráramos al sauna y al vapor.
Pues así fue, primero nos dirigimos a la piscina, está en un área techada y los vestidores al par, muy limpio todo, Yo comencé a desnudarme a la par de Fernando y al quedar en bóxers pude apreciar el cuerpo de Fernando y el mío reflejado en el espejo.
Fernando tenía un cuerpo más bien delgado, un poco fibrado por las pesas de cemento hechas en casa por su padre; quien siempre ha practicado muchos deportes y dice que él era como su hijo de delgado y ahora tiene un cuerpo muy bien definido.
Las piernas de Fernando eran sumamente peludas, tenía unas piernas con buenas pantorrillas y sus nalgas eran bien paraditas, unas caderas un poco amplias, al bajarse el bóxer pude apreciar que los pelos no solo cubrían sus piernas y axilas, también cubrían por completo sus nalgas y no era una capa fina, era una capa bien gruesa y tupida que venía a formar una especie de pantalón completo con todo y pechera.
Realmente a Fernando no lo había visto nunca desnudo, bueno del todo;  hasta ese momento, la verdad es que me estaba impresionando.
Que peludo más hermoso que tengo por amigo me dije Yo mismo, ha de haber sido por lo tímido que él era; realmente hasta se sonrojó cuando le dije de lo peludas que eran sus nalgas.
Yo tenía lo mío pero no de esa forma.
Era un oso completo o más bien un osezno, lo digo por la edad, con todo ese pelaje; no pude contenerme y le di una sonora palmada en la nalga, fue rico sentir el pelaje en la palma de mi mano, Fernando solo sonrió a mi gesto.
Baya capa de pelos que te cargas, con todo ese pelo has de pesar un chingo ya mojado. Jajajajjajaa
Pues mira Fabricio, la neta es que no lo noto, pero cuando comenzaban a salir sí que me picaba un chingo.
Jajajajajaj aj ajajajajajajaa
Vale que me corto un poco el pueblo (pelvis) porque la paloma ni se me vería.
Si verdad, es que no puedo depilarme porque se vería muy feo, cada vez que puedo me lo recorto un poco.
Te diré Fabricio; me da algo de pena que me vean el trasero así de peludo como lo tengo.
No pana, nunca te había visto así; bueno, todo en pelotas, pero la neta es que se ve bien; pareces un oso todo cubierto de pelos…
Vez, por eso me da pena que me vean, por la concha Fabricio; me baja la moral que vean lo peludo que tengo las nalgas y el culo.
Ya enfundados en los bañadores nos dirigimos a la piscina y antes de entrar el salvavidas nos indicó que para el uso de la piscina se utilizan solo traje de baño tipo speedo y que por hoy por ser nuevos nos permitirían los tipos calzoneta corta.
Dimos las gracias respectivas y vimos que el mismo salvavidas estaba con uno de esos bañadores tipo speedo y realmente se veía muy bien.
En realidad, algunos 5 chavalos de diferentes edades nadaban y todos los usaban y estaban muy bien; el cuerpo se lucía más.
Nosotros nadamos, en el área onda de la piscina y jugamos como una hora, luego decidimos ir al sauna, ni Fernando ni Yo habíamos estado en una sauna antes; en las pelis había visto una vez que otra cuando entraban los tipos allí.
Cuando nos dirigíamos al sauna directo de la piscina, uno de los chavales entrenadores que habíamos observado en el piso de pesas también entró y como nosotros parecía que traíamos un rotulo en la cara de decía: “NUEVO”, el chaval de más o menos nuestra estatura y de unos 20 años nos dijo que para el sauna y el vapor teníamos que usar las mantas que nos habían entregado y ponerlas como él la estaba usando.
Yo soy un poco torpe para eso de enrollados y de más, tomé la punta de la tela y la sujete con mi mano, el resto como quedara.
Fernando la dobló muy meticulosamente y le quedó como una mini falda muy graciosa y Yo me reí de él, todo un machín con faldita y esas piernotas todas peludas, jajajajaj aj ajajajajajja
De respuesta recibí un puñetazo en el hombro que me quito la risa de la boca y dije muy suavecito, ya, ta bueno; ….. pero que te ves gracioso, lo estas…. Jajajajja
Y entrando rápidamente al Vapor pudimos sentir como la bocanada de vapor de agua pegaba en nuestras caras y la puerta de vidrio se cerraba a nuestras espaldas, no se miraba nada.
Un aroma fuerte a menta inundó mi nariz, era una sensación de ahogo muy rara; sentí la necesidad de respirar más despacio, mis ojos poco a poco se fueron acostumbrando a la blanca penumbra de la habitación, escuchaba un par de voces hablando bajo al fondo del vapor; pegado atrás y a un lado de mi, casi rosando mi raja podía sentir como una protuberancia blanda pero consistente estaba rozando mi nalga, era la verga de Fernando que estaba pegado como lapa a mí.
Fernando con el puño cerrado estaba como apuntando a mi espalda baja, su pié lo sentía rozando mi talón con la su punta y su pecho izquierdo, como lo abultado de su verga; que estaba flácida bajo la tela de su taparrabo se pegaban a mí.
Esa era una situación muy extraña pero deliciosa, nunca me había sentido así, hasta podía sentir como si era Yo el que guiaba a Fernando en un mundo totalmente desconocido por ambos y que Yo era el valiente.
A medida estábamos allí, a mi derecha descubrí la gradería libre de azulejos que se sentían calientitos por el vapor.
Subí a la gradería y me ubique en la segunda arriba, Fernando me siguió; rápidamente mi vista descubrió que las voces venían de un chaval joven y un hombre mayor que se presentaron con nosotros.
Hola, Yo soy Juan y este es mi nieto Cecilio; ustedes son nuevos a esta hora o es la primera vez que vienen? Dijo Juan.
Pues es la primera vez que venimos dijo Fernando, se nota verdad?
No, replicó Juan; es que a esta hora del día, bueno; al gym los que venimos casi nos conocemos todos, como este es un gimnasio privado se sabe cuando entra alguien nuevo, o viene alguien nuevo de otra ciudad.
Sí, dijo Fernando; a mí, mi padre me regaló una inscripción doble y he invitado a mi amigo Fabricio que es como mi hermano.
Los Felicito dijo Juan, a su edad es buenísimo ejercitarse ya que de esta forma se desarrollan los músculos y la agilidad tanto del cuerpo como de la mente.
Yo me salgo dijo Juan, esto está un poco fuerte y ya rato estoy, asumo que tu sales ó te quedas Cecilio? Tú acabas de entrar.
Me quedo abue,
Así que el Cecilio se quedó con nosotros en el Vapor, le preguntamos que hace cuanto venía y muchos detalles, el chaval nos respondió de todo y que venía hacía un par de meses con su padre y su abuelo, que él tiene 16 y que al venir de un colegio del extranjero está como de vacaciones porque aquí las clases ya terminan en unos y en otros falta por comenzar más de medio año.
Sin decir esta ropa va, Cecilio se levanta de su puesto sin el taparrabo y mostrándose sin pudor ante nosotros se colocó debajo de un grifo que no había notado, que es de agua fría; que abrió de un solo para darse un duchazo rápido allí mismo dentro del vapor y al terminar hizo un sonido como aaaaaahhhhhhhh de satisfacción.
Nosotros, nos quedamos viendo como se desenvolvía con toda naturalidad Cecilio desnudo allí dentro del vapor.
Yo no lo había dicho, pero me sentía un poco cohibido al andar con ese taparrabo que sentía ridículo, pero desnudo frente a desconocidos, mmmmm quien sabe.
Cecilio, nos dijo que era bien rico ese cambio de agua fría y el vapor caliente; pruébenlo, les va a gustar.
La verdad ya teníamos como 4 minutos allí y se me antojó, me quité la tela del taparrabo e imité lo de Cecilio, como iba a ser posible que un mocoso menor que Yo me ganara en valentía frente a extraños y además, el único extraño allí adentro era el mismo Cecilio y ya había mostrado todo lo que tenía o más o menos porque el vapor no dejaba ver casi nada.
Mis ojos ya estaban muy bien acostumbrados, ya pude ver la habitación mejor; sumado a que los vapores van disminuyendo y aumentando a ratos automáticamente; en lo que los vapores bajaron pude ver que Cecilio tenía sus piernas abiertas y una la tenía arriba a la altura donde él estaba sentado y la otra abajo, de su entrepierna no asomaba pelos desde mi punto de vista, pero eso sí, su par de bolas y su pedazo de carne era mucho más grande que la de muchos chavales a sus dulces 16, incluyéndome a mí.
Fernando, se levantó pero con su taparrabo anudado; según él ocultando sus vergüenzas con ese pedazo de tela que ya mojado, dejaba a la vista de todos; todo lo que hay debajo.
Desde mi punto de vista, Fernando me mostraba sus ricas y peludas nalgas, bien apretaditas por el lienzo y por delante al voltearse bajo el chorro de agua fría se podía notar el trozo de carne colgando como péndulo, moviéndose al compas de un par de hermosas pelotas que se adivinaban detrás.
No hice comentario para que no se sintiera cohibido, Cecilio salió y dijo que iría a la ducha y luego a descansar un rato a las potronas, que debiéramos hacer lo mismo y luego volver a entrar o entrar al sauna.
Ambos lo seguimos, primero a las duchas, eran unas duchas separadas pero sin puertas, uno si pasaba al frente; podía ver perfectamente a quien estaba duchándose y viceversa.
Allí fue cuando pude notar que el tal Cecilio no solo tenía la pija y las bolas grandes, él era muy grande también.
Si hasta creo que nos llevaba unos centímetros arriba.
Pude notar que sus nalgas eran un poco más claras que el resto de su cuerpo que estaba de un color bronceado suave y sus músculos comenzaban a asomar en desproporción de lo bien desarrollados que tenía los genitales.
Fernando entró a un cubículo y Yo al otro, vi cuando Fernando se quitó su taparrabos y exponía sus ricas nalgas peluditas como peluchito y que ganas me dieron de tocarlas.
Fue una ducha rápida y anudando las telas a la cintura nos fuimos a las bancas a descansar, eran dos hileras de bancas que estaban unas frente a las otras, un grupo de hombres mayores estaba conversando y tomando unos cocteles y refrescos; entre ellos el abuelo de Cecilio y nosotros nos sentamos los tres en el otro extremo y al fondo donde la tv tenía mtv y allí nos agrupamos.
Un camarero se acercó a preguntar si querríamos algo a lo que Cecilio pidió un refresco y nos preguntó: ¿Qué van a tomar ustedes? A lo que agregó: Yo invito.
Y pedimos refrescos igual a él.
Frente a nosotros estaba un tipo de treinta y tantos, con cara de pocos amigos.
Del grupo de hombres mayores, se levantó un señor de unos cuarenta y le dijo a Cecilio que él iba a la piscina y luego a pesas.
Cecilio dijo: Papá, este es Fernando y Fabricio; son nuevos en el gym, hoy entraron.
A mucho Gusto mi nombre es Juan Carlos y soy el padre de Cecilio, hay los dejo; si quieren tomar algo pídanlo y que lo anoten a mi cuenta.
¿Y qué, entramos al sauna ahora? Dijo Cecilio
Ok, dijimos ambos, no habíamos terminado nuestros refrescos y Cecilio indicó que podíamos llevarlos, así fue.-  Primero un regaderazo dijo el chico, luego entramos; este es más diferente o ¿Ya han entrado?
NO, dijimos ambos.
Realmente nos agradaba este chavalo, su cara era de un baby face, cuerpo de hombre con cara de niño, bueno; edad de niño también.
Sus nalguitas no eran muy pronunciadas pero nada feas, se apreciaban suave ya que a medida caminábamos note que la tela del taparrabos se había quedado un poco suspendida en uno de sus cachetes y se notaba muy suave y sin bellos corporales.
Al entrar al sauna, habían otro grupo de hombres, unos jóvenes como nosotros, otros más maduros.
Algunos estaban totalmente desnudos, hablaban de negocios, hijos y de sus amantes sobre todo.
Se paraban, otros salían, entraban, como a los 3 minutos de estar allí solo quedábamos unos 5, entre ellos el Juan, el abuelo de Cecilio y estaba de pié, completamente desnudo y pude observar que la verga a Cecilio le venía de familia.
Su abuelo era un tipo que calzaba grande y eso que estaba en reposo, Juan era peludo como Fernando, Cecilio era lampiño como su padre.
Allí, Cecilio se desnudo también y pude ver que en verdad aquel chaval no tenía ni un solo pelo en el pubis y al levantar sus brazos para acomodar su cabello note que sus axilas estaban limpias de vellosidades también.
Cecilio o se depilaba, o era un lampiño completo.
El encontrarme con tales pensamientos me llamó la atención, nunca antes había estado tan atento al cuerpo de otro tipo que no fuera de mi familia.
Bueno, ni del cuerpo de Fernando me había percatado y eso que éramos amigos de años.
Estaba como saliendo a un mundo nuevo, observando cosas en las que no me detenía a pensar si quiera.
Es cierto me dije, he tenido la experiencia con los chicos del taller…. ¿Pero…?
Esto es diferente.
Fernando, estaba en las bancas del otro costado y entre sus piernas adivinaba el glande de su verga.
Yo imitando a Juan y a Cecilio me quite el taparrabos y le dije a Fernando que se lo quitara y este no quería a lo que agregué: Lo que pasa Juan es que le da vergüenza que le vean las nalgas peludas, jajajajjajajajajaja
Juan, en una pose de hombre mayor como tal; se dirigió a Fernando diciendo: Mira muchacho, Yo soy peludo al igual que tu, también tenía vergüenza de ser tan peludo, me he fijado y tú no tienes pelos en la espalda como Yo, mira!!!!
El señor se volteó y todos pudimos ver que en verdad tenía pelos hasta en la espalda, en las nalgas no digamos y allí aproveché Yo a agregar, si mira Fernando; Juan al igual que tu tienen pelos en las nalgas también.
Sí hombre, no tengas pena; fíjate que pasa lo contrario, la familia del papá de Cecilio y su mismo padre Juan Carlos son lampiños de naturaleza, no les sale pelo excepto en la cabeza, en la de arriba me refiero y se carcajeo de lo lindo, JAJAJAJAJAJAJAJAJA AJAJAJ JA AAAAJAJAJAJAJAJAJ AJAJ AJA
No, ya en serio, a Juan Carlos; la primera vez que venimos le daba pena que lo viera desnudo por no tener nada de pelos, mira a Cecilio, cuando vino aquí el primer día estaba igual y la neta es que es hasta mejor, menos calor y ni modo; los que tenemos más nos aguantamos al igual a los que tienen menos.
Este chaval ya está comenzando en su desarrollo, ABUELO dijo Cecilio, tranquilo chico; ellos son hombres y ya pasaron por eso, bueno; en realidad habrán acabado de pasar por eso o me equivoco.
No, si nosotros terminamos de desarrollar hace poco en realidad.
Ya ves hijo, tú que estabas preocupado y estos galanes están en las mismas tuyas.
A ver Fernando, muéstranos cuál es tu problema de pelos.
Fernando muy seriecito se paró, se quitó su taparrabos y se volteó; mostró sus nalguitas bien ricas y paraditas, luego en un gesto como de infante volteó a vernos por sobre el hombro y dijo:  ¿Se ven horribles verdad?
Juan, muy serio le dijo, no papi, mira; tú tienes un par de nalguitas bien bonitas, paraditas y estirando una mano tocó uno de los glúteos de Fernando y agregó: bien duritas como se aprecian, así que preocúpate cuando estés de mi edad y no hayas hecho ejercicio para que las tengas como las mías, anda tócalas y Juan se volteó frente a todos ofreciendo su trasero peludo para que Fernando lo tocara, Fernando tocó una y luego la otra nalga y afirmó con un sonido y un movimiento de cabeza.
Ok, dijo Juan; aquí no ha pasado nada, ya viste que todos tenemos nuestras dudas, aquí el amigo Fabricio no ha dicho nada, pero al parecer no tiene dudas de su cuerpo.
Bueno, no todo es así dije Yo; me parece que mi pene es muy pequeño y poco grueso.
Juan se rió nuevamente y todos a su par, Yo, era el único que no reía y al ver que no paraban agregué: Figuense que hasta Cecilio que es menor que Yo lo tiene más grande, mucho más grande.
Juan, ni corto ni perezoso estiró su mano y tomó el pene de su nieto con suavidad, como sopesándolo y estirándolo un poco.
La mano de Juan se miraba grande, robusta; de dedos largos y gruesos y el pene de su nieto quedaba sobrando de entre su palma para afuera como una pulgada extra además de su glande grande y colorado.
Cecilio no se movió, se noto un poco nervioso y acto seguido tomó el mío de la misma forma.
Yo estaba paralizado por lo que aquel señor me había hecho, nunca nadie de buenas a primera me había pescado la verga así.
Mira, la de Cecilio solo es un poquito más grande en reposo, mi verga quedada saliendo la cabeza a la mitad de la palma de la mano de Juan y Fernando hasta con la boca abierta.
Todos estábamos desnudos, sentí como la mano de Juan jalaba un poco de mi verga y la sostenía entre sus dedos con delicadeza pero firme.
Pude ver que la verga de Cecilio creció un poquito y que en la mía una pequeña corriente de sangre comenzaba a llenarla.
Juan nos miraba a todos, diciendo: “se fijan como las cosas en ocasiones se miran muchísimo más grandes de lo que son”.
Yo sentí que mi verga me iba a comprometer, ya estaba sintiendo los efectos de esa mano tersa, acolchada y de dedos largos y gruesos, a eso sumado los jalones suaves y placenteros que nos estaba brindando.
Juan, soltó nuestras vergas al mismo tiempo y tanto Cecilio como Yo nos miramos las vergas, ambas vergas estaban morsillonas; era una sensación un poco rara.
Yo estaba avergonzado por haber sufrido una semi erección frente a mis amigos.
Juan, como un sabedor de todo al par nuestro nos dijo; tranquilos chavales, es normal que si alguien te coge la pija y la jala, se te quiera parar.
Nos puso sus manos en nuestros hombros y viendo la verga de Fernando que había crecido también le dijo a Fernando: Tú no tienes que sentir vergüenza tampoco, mírame a mí; Yo también soy humano, soy hombre y la verga también se me quiso parar, o es que estos dos no son una belleza de hombres pues y hay que ver que par de pijotas se cargan…
Jajajajjaja
Eso nos relajó y el momento de intimidad y reconocimiento propio para cada uno nos volcó a platicar abiertamente del tema.
Parecía que todos se hubieran esfumado del gimnasio, nadie entraba en la sauna y solo estábamos nosotros, el calor estaba rico, más bien bajito y eso nos sirvió para que aguantáramos no se cuanto tiempo dentro, a ratos nuestras pijas comenzaban a crecer por lo que estábamos hablando, luego la del otro bajaba y a ratos las cuatro en plena fiesta… eso fue grandioso; una verdadera charla de hombres.
Juan, no nos volvió a tocar a ninguno, pero todo era pura camaradería; nos mirábamos las vergas y comparábamos colores, grosor, forma del glande, posición de los huevos y cosas así.
Cecilio y Yo que éramos los lampiños del grupo, hubo un momento que mostramos nuestros culitos lampiño y casi lampiño en mi caso y Juan y Fernando nos mostraron sus culos peludo y súper peludo.
Salimos los cuatro sin colocarnos las telas esas, directo a la ducha.
Luego de eso nos tumbamos un rato en las potronas a descansar y en vez de anudarnos la tela alrededor de la cintura, solo la colocamos como al descuido sobre nuestras vergas.
¿Alguien quiere tomar algo? dijo Cecilio, lo que tu gustes dije Yo, Fernando igual y su abuelo se levantó, vamos le dijo a su nieto y a medio paso encontraron a un empleado y le pidieron todo, Juan se despidió de nosotros; no dijo a donde iba.
El empleado nos trajo unas bebidas, algunos churros (bocadillos) como decimos nosotros los hondureños y viendo mtv nuevamente pasamos el rato; esta vez fue Fernando el que dijo que deberíamos meternos al vapor de nuevo.
Un solo salto fue necesario para salir los tres en fila india hacia el vapor, los tres íbamos desnudos completamente, las telas que hacían de taparrabos iban en nuestras manos para ponerlas en las calientes lozas del vapor.
Entramos y solo estaba un tipo de unos 25 o poco más, tenía la cabeza rapada al ras, su cuerpo lucia las horas de gimnasio, su piel tenía una serie de tatuajes muy llamativos; de esos tatuajes que llaman tribales,  estaba acostado en la manta que tenía debajo y una pierna recogida no permitía ver su pene.
Nos sentamos uno al par del otro con Cecilio en la parte superior, las telas las estiramos y Fernando decidió colocarse en el nivel inferior; estaba debajo de nosotros y en medio, se volteaba a cada rato para charlar, al parecer le resultaba incomodo estar así puesto que se levantó y quedó a nuestro nivel ya parado.
Se notaba ese pelambre en todo su cuerpo, por el vapor se le pegaba y lo hacía lucir muy sensual, su pene se movía como péndulo a cada movimiento suyo, el tipo que estaba allí se sentó en su sitio y pudimos ver todos que su pene estaba como morcillón; él no se inmutó para nada, tenía sus piernas abiertas y su riata a medio levantar, se veía pesada y gruesa.
Pude notar que los tres lo habíamos visto cuando se sentó y que sostuvimos la mirada en  el objeto que tenía entre sus piernas, sus manos recorrían todo su dorso y su cabeza, en eso estaba Yo viéndole cuando se levantó y pudimos apreciar que en verdad si estaba a medio levantar, se colocó debajo de la regadera dando la espalda a Fernando y abrió la llave, el agua salpicó a Fernando que pegó un pequeño salto y el tipo se disculpó con él.
Fernando le dijo que no había problema, que se sentía bien el agua, que ya la necesitaba él mismo.
¿Si quieres la dejo abierta ahora que termino?, ok dijo Fernando que ahora nos daba la espalda a Cecilio y a mí, sus nalgas paraditas y todas recubiertas de pelos eran una visión.
Cecilio, rió por lo bajo y me señaló con un movimiento de cabeza y de boca el trasero de mi amigo.
El tipo que estaba con nosotros, vio el gesto de Cecilio y se sonrió, nos dijo: “ustedes son malos”, ¿Qué, Cómo? Dijo Fernando; no nada le dijo el tipo como respuesta.
Fernando no había escuchado bien y no sabía a qué se refería el tipo con esa frase.
Pues que aquí nos estamos riendo de tu trasero peludo le dije a Fernando, jajjajaja
MMMM ya quisieran tener un trasero así de lindo y se dio él mismo una nalgada como en son de reto.
Ufff dijo Cecilio, a Fernando solo había que soltarle la cuña un poquito, está hecho un brabucón completo…  ufff
Sí verdad, dije Yo; este cuate ya no le tiene pena a nada.
Penudo (de pene grande)  querrás decir… y se tomó la verga y la estiró haciendo verla muy, pero muy grande.
A papo, dijo el tipo allí, si así andamos y él también se estiró su pene y sí que se veía el inmenso tamaño.
Yo solo atiné a reír con ganas al igual que Cecilio.
El Fernando en cambio se atrevió a enfrentarnos con el culito al aire, nos mostraba el culito peludo y hasta se abrió él mismo los cachetes para que pudiéramos ver completa la raja y el agujerito del ano.
Que por cierto, se veía muy rico.
Cuidado amigo, le dije; mira que esta se despierta rapidito….jajajajajjajajajaja  el otro tipo se rió de nosotros y dijo: “Ustedes son pícaros…” jajajaja  mira que enseñarse las nalgas así y tan peludas que las tiene este cuate.
Yo mejor me voy dijo el tipo, peligroso se me para.
Y Salió, al pasar al lado de Fernando, le palmeó el culo como si nada y Fernando se asustó y luego todos reímos de la ocurrencia.
Al igual que Fernando, Cecilio comenzó a mostrarnos el culito que al par del otro peludo; se veía muy blanco y rosadito al centro del ano.
Yo por instinto me agarre la paloma y la froté en ambos culitos, diré que la sensación de los pelos de Fernando y la carne limpia y lampiña de Cecilio, eran muy distintas pero sabrosas.
La verga en verdad se me puso tiesa y en plan de juego le arrimé el glande a cada uno en ese culito apretadito que tienen ambos y lo depositaba allí unos segundos y luego hacía presión como queriendo metérselos pero estos brincaban, pero se volvían a colocar en posición.
En eso estábamos cuando vimos a través de la puerta de vidrio que estaba empañada de vapor que venía alguien.
Los tres nos sentamos y con las telas nos tapamos ya que todos teníamos una considerable erección y fue en ese momento que pude observar la verga de Cecilio, era una verga inusualmente larga y gruesa, no sé cómo es que se le veía como si no fuera a alcanzar ese tamaño.
La verga de Cecilio aunque no quisiera, se veía grande aún estando tapada con él esa tela que al estar mojada se transparentaba algo.
Por otra parte, Fernando tenía lo suyo también; se le asomaba un poco debajo de todo y eso que sus manos la presionaban para abajo y tapaban una buena parte.
Yo estaba abobado viéndolos que ni me percaté que quien entró fue uno de los señores que estaban en el grupo de las sillas reclinables para descanso.
El señor, saludo al entrar y todos respondimos e instintivamente él se fue a sentar al frente nuestro para nuestra desgracia, me gustó ver la cara de ese señor cuando levanta la vista y mira que los tres estábamos con la verga bien parada; era imposible ocultarlo.
Era un tipo de un poco más de cuarenta y su mano por un auto reflejo se fue a su propia verga y la apretó un poco, asumí que le gustó lo que vio; para provocarlo un poco más, abrí un poco las piernas de tal forma que la verga mía fuera más notoria.
Sus ojos se fueron hacia mi pija de inmediato y su propia verga de un solo creció y eso lo pudimos notar todos.
Era una pija muy chiquita, cabía en la mano del tipo perfectamente.
No se ocultó para nada y comenzó a sobarse, no hizo intento de tocarnos, solo nos miraba directo a los rabos; Yo recogí mi pierna derecha a la altura de donde estaba sentado y de esta forma expuse completamente mi rabo bien parado.
El tipo estaba como embobado viendo a tres chavales guapos como nosotros, todos pajeándose frente a él.
No pasaron ni 5 minutos, cuando el tipo comenzó a lanzar chorros de semen al suelo, daban como a un metro de distancia; quedando en el pasillo entre nosotros y él.
Tras haber acabado, se enrolló su taparrabos y salió casi corriendo, nosotros nos anudamos los taparrabos también y salimos del vapor, cuidando que no se notaran tanto las pijas paradas.
Fuimos a los baños para refrescarnos, estuvimos un rato largo esperando que las erecciones bajaran y luego nos tumbamos a descansar.
Esa idea del gimnasio estaba muy bien, me estaba gustando.
Cecilio y nosotros ya éramos grandes amigos, hasta pajeandonos juntos y hasta con público.
Jajajjaja aja jajaja
Me reía Yo solo y Fernando me dice: “Y este loco, riéndose solo”
No maje, es que estaba acordándome de ese señor en el vapor…
Ufff, eso estuvo fuerte me respondió.
Pero Yo me quede con ganas de seguir jugando dijo Cecilio
Pero hay que tener cuidado, nos puede encontrar alguien; será que uno vigila mientras dos juegan dije Yo.
Y nos volvimos a meter al vapor, no había nadie dentro y las telas cayeron al suelo tras entrar, Fernando estaba parado junto a la puerta y Yo jalé a Cecilio a la par pero subiendo una pierna en las gradas.
Que rico ver a esos dos tan diferentes y sabrosos ambos, uno peludo completamente y el otro súper lampiño; mi verga ya había respondido a un par de toques de mi mano y a eso sumado el hecho de querer puntear a mis dos amigos.
Comencé punteando a Cecilio, que sabroso tocar sus nalguitas duritas y virgo, mi pene tenía un poco de precúm en la punta y me estaba ayudando al deslizarlo por esa raja y cuando punteaba el culito fruncido de Cecilio estiré mi otra mano y toque la peluda nalga de Fernando, este se volteó a verme, nunca creí que estaríamos haciendo este tipo de cosas con Fernando y ahora con nuestro nuevo amigo Cecilio.
Al empujar la puntita en ese culito virgo, podía sentir un cosquilleo que corría desde la punta de mi verga, hasta los pelos de la cabeza; es sabroso estar haciendo picardías con tus amigos y en un lugar público como es un gimnasio.
Le empujaba el glande solo hasta que la mitad entraba en su ano y podía sentir la presión de su esfínter, luego allí mismo donde estaba Fernando me le arrimé y pude hacerle lo mismo, ahora por instinto tocaba el trasero de Cecilio mientras punteaba a Fernando, en eso Cecilio se me acercó por detrás y me estaba punteando a mí.
Que rico trencito teníamos allí, estuvimos jugando así un rato, en lo que sacaba la punta de mi verga del trasero de Fernando, podía sentir como la cabecita de la verga de Cecilio me hurgaba el trasero.
Se sentía delicioso, en esas estaba cuando empuje más fuerte hacia atrás y pude sentir como el glande completo de la verga de Cecilio me estaba entrando por completo, hice un gruñido del dolor y placer que me estaba invadiendo las entrañas.
Me afirmé en el cuerpo de Fernando y más fuerte apretaba hacia atrás y sentirme penetrado por aquel chaval.
Fernando volteó a ver qué ocurría y me vio como me estaba ensartando Yo solo, me besó y abrazó al tiempo que tocaba mis nalgas y las separaba más para ver como ese trozo blanco y grueso de carne me perforaba.
Él mismo se volteó nuevamente y agarrando mi verga se la colocó en su agujerito y se fue empalando al mismo ritmo mío.
Ese tren del amor era riquísimo, era mi primer sándwich sexual.
Qué sabroso es ser penetrado al mismo tiempo que se está penetrando a otro.
El calor era sofocante pero durante un par de minutos más seguimos con ese mete y saca frenético, rebosando el sudor y el placer, Yo fui el primero en acabar y toda mi corrida la deje en el interior de Fernando que al sentir mis convulsiones y gemidos en su espalda se me escapó y jalando de mi cabeza, hizo que me doblara a mamarle a él la pija.
Ahora estaba con una verga en mi boca y otra en el culo, Cecilio no tardó en llenarme de su lechita el rabo.
Lanzó los primeros trallazos en mi culo y saliéndose de mí, pude sentir como me salpicaba las nalgas y la espalda con el resto de su semen que estaba hirviendo al rozar mi piel.
Cecilio se arrodilló detrás de mí y  dándome un mordisco en cada nalga fue lamiendo su propia corrida, disfrutando de su semen.
Fernando al ver todo esto, comenzó a darme su leche, era densa y agridulce, más dulce que agria, era una cosecha sabrosa.
Disfruté con el semen de Fernando, lo trague por completo e inmediatamente me enderecé y le di a Fernando un beso con los últimos vestigios de su corrida para que se probara él mismo, lo sabroso que sabía su leche.
Alguien venía, nos colocamos en las gradas unos segundos y cuando entró el hombre al vapor, los tres salimos espantados del calor que nos procurábamos.
Un regaderazo y junto con Fernando decidimos que era hora de irnos, nos despedimos de Cecilio que también recibió indicaciones de su abuelo para irse y nos despedimos, no sin antes prometer que al día siguiente nos veríamos a la misma hora y en el mismo sauna y vapor.
Mis amigos, espero que les haya gustado; ya saben que eso de los nombres y lugares varían por razones obvias.
A este relato les he cambiado algunos nombres y omitido otros según me lo indicó uno de los interesados.
No olviden escribir y gracias por sus comentarios a los anteriores.
LUDAVAGI
Hasta la próxima…